Por Meli.
Otro año, otro ramillete de mujeres esbeltas con cabelleras exuberantes y los mismos vestidos color cristal de siempre. Parte de mi identidad como colombiana está conectada con el tema de los concursos de belleza, es una tradición para muchos de nosotros y por eso lo sigo viendo, pero me entristece cada año la falta de creatividad en cuanto a las elecciones de vestuario.

Por Meli.

Tengo que ser honesta: mi lista preliminar de mejor vestidas para esta reseña era larguísima. Ni hablar de las menciones especiales. Me costó mucho trabajo elegir las ocho que quedaron en cada una, lo que considero un éxito en la última gran alfombra roja del año.
Las peor vestidas no se quedaron atrás, y hubo muchas que pecaron por escoger vestidos de largos desafortunados o que las hacían ver con proporciones desfasadas, pero hay que reconocer que fueron muchas más las que acertaron. Tanto así, que nos tocó dejar por fuer a algunas, como Samira Wiley, Michelle Dockery y Angela Sarafyan (en la foto de apertura de este post). En general, una alfombra roja movida y dinámica que nos dio gusto cubrir y reseñar.

Por Jen

Fotos: WWD y Vogue Runway
Llegó a su final una edición más de NYFW. Una que sentí especialmente cercana, por la oportunidad de asistir a más eventos y ver de cerca las experiencias relacionadas con el evento que, como ya les había comentado antes, es más que una serie de pasarelas, es un evento en el que se vuelca la ciudad entera y  se convierte en el epicentro de la semana para muchos de los involucrados en otras industrias, como el turismo y la hospitalidad (hoteles, restaurantes, etc).

En esta ocasión, pudimos ver algunos regresos físicos a la programación de los desfiles (Rodarte, por ejemplo, luego de estar algún tiempo presentándose en Londres) y también el 'regreso' creativo de algunos diseñadores de nuestros amores (ya ahorita se darán cuenta de quién hablo pero seguro ya saben), armados de un poquito de polémica y hasta una pelea que nafda tuvo que ver con la moda pero que terminó empañando una gran colección. Pero como esto noes un blog de celebridades sino de moda., les traemos algunas de las colecciones que más llamaron nuestra atención durante New York Fashion Week, preparados para una primavera que nos devuelve a hace un par de años, cuando el neón era rey (¿alguien guardó los satchels?).

Christian Siriano

Desde hace tiempo, Christian Siriano hizo público su compromiso de vestir a la mujer sin distinción de tallas, y esto se hace claro cuando se trata de vestirlas para los climas más cálidos. El carismático diseñador, que ha asegurado en otras ocasiones que quiere que mujeres como su mamá y su hermana, que no son talla cero ni modelos, puedan encontrar ropa hermosa en sus colecciones, volvió a presentar un trabajo coherente con esta idea y decidió no esconder a las modelos de talla grande bajo la uniformidad del negro. Al contrario, para su colección ss19 creó un sueño de vacaciones tropicales, en los que el negro jugó de acompañante del animal print, el verde, rosa y azul neón, que fueron las verdaderas estrellas. Siriano no se guardó nada y mostró vestidos ceñidos, faldas princesa llenas de tul y un infaltable en cualquier colección en nuestros tiempos: el power suit.


Mención especial también para su voz política: aunque fue una sola, la camiseta de 'Vote for Cynthia' resonó bastante entre los asistentes. Y pensar que hay quienes siguen diciendo que la moda y la política nada que ver...

Tom Ford 

En su reseña para el New York Times (que pueden leer en inglés aquí), Vanessa Friedman resaltó que la colección de Tom Ford fue una oda a la elegancia, al ready-to-wear que enamoró a la moda y en el que no se veían los tenis. Yo celebro eso, no solo porque le fangirlee a Vanessa cada vez que puedo, sino porque da gusto encontrar diseñadores que no tienen que pegarse de cualquier cosa para resonar, así no vaya con su estilo. Tom Ford es un rebelde que sigue sus propias ideas, sin importar la estación o el momento, y esta no fue la excepción: uniformó a sus mujeres de faldas lápiz y chaquetas de cuero con texturas, blazers estructurados y algunos toques de encaje y tul, todo pensando en una fémina poderosa y que no le tiene miedo a nada. A los hombres, también los llevó por una estética muy suya: trajes con estrustura y toques 'dandy' en algunos tonos de 'nude' y lila (con textura, para crear una sensación unisex) con las mujeres, todo con ese toque de elegancia en un mundo en el que 'athleisure' no tiene cabida.

Marc Jacobs

Ok, llegó el momento de opinión. De entrada, si usted es asiduo de este blog sabe que Marc Jacobs es uno de mis diseñadores favoritos y que ejercer la imparcialidad cuando se trata de èl es una tarea titànica para mi. Ahora, vamos a los hechos: el desfile comenzó tarde, MUY TARDE, y no hay excusa para eso. Luego èl se disculpó en un post de Instagram alegando temas técnicos y demás, pero la realidad es que empezar un desfile una hora y media tarde, no es muy excusable que digamos. SIN EMBARGO, Marc Jacobs es uno de los diseñadores más tarscendentales de nuestros tiempos, así que uno no entiende cuál es la bulla por un tema que a cualquiera se le puede salir de las manos. ¿Que hubo gente que se fue porque tenían vuelos? Respetable. ¿Que hubo gente que prefirió irse porque iban a llegar tarde a ver el 'desfile' de Savage x Fenty, la línea de ropa interior de Rihanna? ¿¡CÒMO!?


Me perdonarán los fans de Riri (que dicho sea de paso, no es de los amores de este blog), pero si uno está invitado a los dos desfiles y decide no quedarse a ver a Marc Jacobs por irse a ver ropa interior, tiene que reevaluarse. Primero, porque la ropa interior básicamente es lo mismo siempre y cranearte un show no te hace diseñadora así pongas modelos de todas las tallas (Momento #AmigaDateCuenta) y segundo, porque casualmente esa vez que estuvo tarde, Marc presentó una de las mejores colecciones de su historia reciente. Hubo pantalones estilo 'paperbag', faldas a la cintura en corte A y vestidos hechos con una sastrería impecable, así como boleros, tules y flores gigantes de seda que nos hicieron suspirar. El neoyorquino no escatimó en la cuota de drama, y puso en la pasarela prendas para esas 'showgirls' de las que parecía haberse despedido cuando se fue de Louis Vuitton (y rompió mi corazón en mil pedazos). Mención especial para la forma como llevó el rosa del pastel al fucsia, combinado con naranja y plumas para crear toda una expresión multicolor.

Alice + Olivia



La firma es una de las tantas de NYFW que hace un tiempo abandonó la idea del desfile y se decantó por una presentación más pequeña y sobria, solo para prensa especializada. Fieles a su estética juvenil y juguetona, le apostaron todo al color para esta primavera, con el amarillo limón como caballito de batalla. Maxivestidos ultrafemeninos, con cinturas marcadas y corte halter; estampados bohemios y florales contrastaron con power suits de pantalones palazzo, combinados a un solo tono y sin una pizca de miedo a resaltar.


En esta colección no hay básicos: los únicos neutros sirven el propósito de la primavera a manera de rayas y looks unicolor que no tienen nada de simple, pero resultan bellos y poderosos. 


Eckhaus Latta


Esta marca es la nueva transgesora del patio del colegio, el nuevo niño 'cool' de la clase. Desde hace un par de temporadas, cuando comenzaron a incorporar todo tipo de tallas y siluetas (ellos fueron de los primeros en poner a una embarazada en la pasarela, toma lo tuyo Rihanna) y a presentar sus colecciones en un estudio en Bushwick, lejos de Spring Studios y el bullicio de Manhattan, se desmaracaron de la escena mainstream y quisieron hacer las cosas a su ritmo. Sin embargo, el resultado no había tenido un balance indicado hasta ahora, que presentaron una colección que grita independencia, pero también diseño de grandes ligas. Chauquetas bien construidas, pantalones con ajustes que funcionan a diferentes tallas, y prendas clásicas en general con un toque edgy: eso es ser verdaderamente innovador, reinventar lo mismo y abrir el espectro de lo que ya conocemos en vez de poner en la pasarela cosas que nadie se pondría. Y lo de Eckhaus Latta, como ellos, se lo pondría el niño cool del colegio, pero de cualquier clase, color y talla. Y eso es maravilloso.

Carolina Herrera


De lo 'cool' pasamos a lo ensoñador, con una particularidad: después de la sentida despedida de la legendaria Carolina Herrera como diseñadora de su marca la temporada pasada, todos estábamos a la expectativa por ver lo que Wes Gordon tenía preparado para continuar con el legado de una de las mujeres que más clase y distinción le ha puesto al diseño latino, al que elevó a la categoría de lujo mundial. Y parece que Gordon pasó el examen con creces.



En la pasarela vimos la estela de femineidad que ha caracterizado siempre a la firma, con pequeñas licencias creativas que resultan válidas para un debut: estampados mínimos (con excepción de unas flores de gran tamaño en un par de faldas), botas altas con bordados y crop tops, que se mezclaron con la impecable sastrería de blazers en colores claros,crochet, faldas lápiz y otras de cortes en A, todo muy lady-like, muy Carolina Herrera, pero con un aire fresco que en unas cuantas temporadas sabremos si llegó para quedarse.

Monique Lhuillier


Hay cosas que nunca cambian, y una de ellas es nuestro amor por los vestidos ultrafemeninos y románticos, como los de Monique Lhuillier. Claro, en la vida hay espacio para todo y las tendencias son una maravilla de ver y vestir, pero las piezas ensoñadoras alimentan nuestro amor por la moda (el de Jeniffer y Melissa, que nadie se tome esto literal). Y esta presentación de ML no fue la excepción, uno no sabe qué pieza es más bella que la anterior, y todo, como con Tom Ford, en medio de sus propias reglas. Tules de colores nude y también otros más serios como azul noche y negro, flores
(para primavera, qué innovador) y algunos toques de azules, verdes y rosas para alegrar la temporada. No hay nada transgresor, no hay nada que no se haya hecho antes: solo ropa hecha para una mujer que sueña con ese vestido en su clóset para un día especial, y que ama lo clásico con un toque de modernidad.

Prabal Gurung

Nepal. Allá, por esos lados para los que casi nadie mira nunca, nació Prabal Gurung, en medio de mujeres de pueblos pequeños que celebraban el color, como quiso hacerlo él en esta colección. Y para esas mismas mujeres, el diseñador reafirmó un compromiso del que también hace parte hace tiempo: crear para la diversidad, para todo tipo de cuerpo. Hubo neones, colores fuertes mezclados con blanco, boleros y sportswear. Importante hacer zoom a los bloques de color, una tendencia de hace años (por la misma época en que los neón eran estrellas) que parece querer volver, muy a mi pesar.

Y también importante resaltar la inclusión de hombres en el trabajo de la marca, sobre los cuales Prabal dijo se había sentido muy "cómodo" diseñando. Y se notó. Fue una inclusión orgánica, casi que basada en la ausencia de roles de género. Para Prabal los colores no son exclusivos de ellas o ellos, y muchas de las siluetas, tampoco.
By Jen.
The concept of royalty is one of those things about which I haven't set an extreme position about. On one hand, the idea of a person ruling over a group of citizens by right of birth (despite the fact that a royal is more a diplomat these days) is simply inadequate and inconvenient for our days, not to mention archaic. But on the other hand... the whole thing about the princess getting her prince charming and having a dream life is something that it is still very cute (you have to admit, I'm not the only one who thinks like this... right?!) And of course... the fashion. One of the things that make us fall in love with royalty is the fashion that surrounds it, with women praising their local designers with their choices or wedding dresses out of a modern fairytale.

Por Jen.
El concepto de realeza es una de esas cosas en las que estoy como en un punto medio. Por un lado, la idea de una persona gobernando a un grupo de ciudadanos, a pesar de que el papel de un soberano es esencialmente diplomático en estos días, es extremadamente inadecuada e inconvente para los días en que vivimos; pero por otro... el tema de de la princesa que conoce a su príncipe azul y se casa para tener una vida de ensueño tiene un tinte romántico que para muchas de nosotras (admítanlo, no me dejen morir) sigue siendo lindo. Además, ¡los looks! Una de las cosas que más nos atrae de la realeza es el tema de moda que se maneja alrededor, desde mujeres apoyando la moda local con sus elecciones hasta vestidos de novia de ensueño que nos encanta admirar.

By Meli.

Jen and I sometimes feel that all hope is lost when it comes to the MTV Video Music Awards, but still, we wait for a miracle every year. And, surprisingly, we got it in the form of a well-dressed Kardashian. Who knew?!
But not all is good news, as our worst-dressed list is particularly costume-y and naked this year. Here is our selection of the memorable looks on this year’s awards ceremony.

Por Meli.

En este blog a veces sentimos que le perdimos la fe a los MTV Video Music Awards, pero igual cada año esperamos un milagro. Y, sorpresivamente, lo recibimos en forma de una Kardashian bien vestida. ¡¿Quién lo hubiera imaginado?!
Pero como no todas son buenas noticias, nuestra lista de peor vestidas está particularmente pintoresca y desnuda este año. Aquí tienen nuestra selección de lo que vale la pena destacar de la entrega de premios de este año.

Por Meli.

¿Alguna vez les ha pasado que pasan por una vitrina o miran un anuncio publicitario, ven prendas preciosas que quisieran ponerse, y luego piensan que nunca se les van a ver tan bien como a los maniquíes y a las modelos porque ustedes no son altas y delgadas?

Si nunca han experimentado esa sensación, felicidades: ustedes probablemente hacen parte del privilegiado grupo de mujeres que entra dentro de los cánones de belleza para los cuales la industria de la moda crea sus productos.
Si en cambio conocen bien ese sentimiento, entonces ustedes son como yo: una persona con unos kilos de más (pocos o muchos), o con una estatura muy baja o muy alta, o con una figura corporal alejada del dichoso “reloj de arena”, que muchas veces tiene que conformarse con ropa que no le encanta porque “le queda” o “le favorece”.

By Meli.

Has it ever happened to you that you go through a store window or look at an advertisement, you see gorgeous clothes you would like to wear, and then think that you will never look as good in them as the mannequins and the models because you are not tall and thin?

If you have never experienced that feeling, congratulations: you are probably part of the privileged group of women that falls within the canons of beauty for which the fashion industry creates its products.
If, instead, you know that feeling very well, then you are like me: a person with a few extra pounds (a little or a lot), or very short or very tall, or with a body shape far from the so-called “hourglass,” who often has to settle for clothes that you don’t like because “it fits” or “it flatters you”.

Fotos: Prism Photography

Como les contamos hace unas semanas, durante los días que estuvimos por Barranquilla, además de ver a nuestros familiares y amigos de toda la vida, nos dedicamos también a ponernos al día con nuestros amigos de la moda local. Ya les mostramos un poquito de lo que encontramos en la Casa TodoMono (si no han visto el post, echenle ojo aquí) y ahora vamos a contarles un poquito de en qué anda Laura Riquett, una talentosa barranquillera de la que les hemos hablado varias veces aquí.
Por Meli.

Las semanas de la moda, incluyendo las de Alta Costura, atraen a miles de personas a las ciudades donde se llevan a cabo: desde los más ilustres invitados hasta los más corrientes practicantes.

By Jen


Our first exhibition from the Costume Institute at the Metropolitan Museum of Art, in New York City, was exactly two years ago. I still remember how excited we were for walking into the Museum and be able to see the Manus x Machina exhibition in 2016. Due to logistic reasons (I moved to New York after it closed) I couldn't see the 2017 exhibition, so when it was the time to see Heavenly Bodies, I just couldn't wait.
Por Jen

Nuestra primera exhibición del Instituto del Vestuario en el Museo Metropolitano de Moda, en Nueva York, fue hace dos años. Todavía recuerdo como se nos iluminaron los ojos cuando pudimos entrar al museo y presenciar la exhibición Manus x Machina de 2016. Por cuestiones logísticas (me mudé a Nueva York cuando ya había cerrado) y no pude ver la exhibición de 2017, así que cuando llegó la inauguración de Heavenly Bodies no podía esperar para ir.
Por Jen

Fotos: Jhon Jairo Varela para Prism Photography

Hace una semana tuve la oportunidad de volver a Barranquilla por unos dìas, y en medio del ajetreo de encontrarme otra vez entre la ciudad, el infaltable calor y la comida de hogar, decidimos sacar un poquito de tiempo para conocer algo de lo que están haciendo nuestros amigos de diferentes marcas con sus colecciones y lo que tienen para ofrecernos.
Por Meli.
No sabíamos si hacer un post sobre el matrimonio del príncipe Harry y Meghan Markle (ahora conocidos como los Duques de Sussex), pero gracias a la cuota de invitados que aportó Hollywood, el evento en general fue más como una alfombra roja de lo acostumbrado para una boda real, así que aquí estamos.

By Jen


Cannes is beautiful and exhausting at the same time. It is amazing because it's a constant parade of gorgeous dresses, but it presents a challenge because it's two weeks of nonstop red carpets, with actresses changing outfits twice a day, resulting in a list of dresses that is very hard to judge (especially because they're all amazing)
Por Jen


Cannes es bello y agotador por partes iguales. Es bello porque es una seguidilla de vestidos hermosísimos y de ensueño, pero cada año se vuelve un reto mayor porque son dos semanas de actrices cambiándose dos y tres veces por día, lo cual resulta en un sinnúmero de vestidos que nos es difícil juzgar (principalmente porque todos son bellos).
By Meli.

Since the theme for this years' exhibition of the Costume Institute at the Metropolitan Museum of Art was announced, we knew it would have our full attention, and that the red carpet would be especially interesting.

Por Meli.

Desde que anunciaron el tema de la exhibición de este año en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York (‘Cuerpos celestiales: moda y la imaginación católica’) sabíamos que la alfombra roja de gala iba a estar buenísima.
By Melissa Zuleta Bandera.

The Olivier Theyskens – She walks in beauty exhibition debuted in October of 2017 in Antwerp’s Mode Museum with the intention of travelling through the successful career of the Brussel-born designer. The purpose of the exhibition aligns with that of MoMu: to exalt the work of Belgian fashion creators, to witness and demonstrate the legacy they are leaving on international fashion.
Por Jen
Fotos: Vogue Runway and Instagram
Sí, sí... ya sé. En Colombia no tenemos estaciones. Pero recuerden que ahora estamos en otras latitudes y que puedo hablar por las dos cuando digo que ¡no podemos esperar a que llegue la primavera! Han sido casi cuatro meses de frío, frío, y más frío, además de abrigos de invierno pesados y botas que no se ven tan bonitas. Y ya está bueno, en serio.
Por Jen


Hace ya un mes se acabó la Semana de la Moda en Nueva York y todavía no hemos podido compartirles mucho de lo que vivimos aquí (les traemos algo bien bueno al final de esta semana, distinto a lo que siempre hacemos). Pero este es el post para empezar a contarles algunas cosas interesantes a las que les echamos el ojo.

¿Se acuerdan del post anterior, en el que conté mi experiencia? En esa ocasión les mencioné que una de las cosas más atractivas de la semana de la moda es que es asumida como un evento en el que se involucra toda la ciudad y en el que se pueden encontrar muchos eventos alternos que están conectados con el espíritu de la moda y que le dan espacio a diseñadores independientes y talentosos. Así fue como me enteré del Epson Digital Couture Project, una iniciativa que reúne a diseñadores de varios países de Latinoamérica y los anima a explorar diferentes técnicas de estampación y creación.

Trabajo de Ana Guilfo, de Perú.

La idea de este proyecto es reunir a distintos diseñadores que trabajen con textiles creados a través de la tecnología de sublimación de tinta de Epson. La sublimación es una técnica que imprime color a superficies con la más alta calidad, y la compañía ha desarrollado varias impresoras que realizan el proceso sobre textiles, convirtiéndolas en una gran herramienta para crear. En esta ocasión, cada diseñador tuvo la oportunidad de crear sus propios estampados en telas que transmitieran su propio estilo y que asombraran a la prensa en Nueva York.

Un par de días antes del inicio de la Semana de la Moda, Epson reunió a periodistas y expertos para un evento que contó con un panel de expertos (entre ellos Anna Fusoni, Anthony Cenname, vicepresidente y editor de Wall Street Journal Magazine y Aliza Licht, jefe de marketing y comunicaciones EVP para Alice + Olivia y que dicho sea de paso me dejó bastante decepcionada sobre sus 'conocimientos')que hablaron sobre el futuro de la industria y mencionaron los beneficios de este tipo de tecnología, no solo para el desarrollo creativo de una marca, sino para el medio ambiente. Y el tema sostenible me quedó sonando, así que le pregunté al cerebro del proyecto, Alejandro Órdoñez, cómo una impresora puede ayudar a un proyecto de moda a ser sostenible.


"En la moda hay mucho desperdicio, cuando haces textiles pierdes mucho. Con la sublimación puedes hacer algunas cosas, como usar telas con materiales reciclados en cierto porcentaje, y lo más importante es que a la hora de hora de imprimir, imprimes lo que quieras o lo que vayas a usar. No tienes que desperdiciar nada. Y lo más importante es que Epson como compañía piensa en su impacto en el ambiente. Cuando haces el textil directamente, hay mucho derrame de agua. Lo que se ha tratado aquí es que en su diseño de impresoras la utilización de agua sea mínima". Ahí lo tienen: impresión y sostenibilidad. Y sí, es posible hacer este tipo de pequeños avances para que un día se logre un gran cambio.

Diseños de Eduardo Figueroa, de Guatemala.
Cuando se habla de innovación normalmente se pasa por alto el tema de la estética, y eso también pasa cuando se habla de sostenibilidad. Pero después del panel, me quedó claro que ambas cosas pueden ir de la mano.

Epson invitó a diseñadores de Brasil, México, Paraguay, Perú, Ecuador, Estados Unidos y también Colombia para que crearan una colección inspirada en su cultura, según me contó Lina Cantillo, la seleccionada por Colombia. En su colección cápsula, que tenía su sello de impecable sastrería masculina, Lina mostró estampados que le recordaban los cielos mágico de Villa de Leyva. "Siempre me inspiro en temas muy masculinos, y esta vez hice el enlace con los ponchos, las ruanas y todos los objetos de la cultura boyancense". El resultado fue una serie de trajes con estampados en azules y verdes, muy sicodélicos y modernos, justo para el tipo de hombre que viste Lina.

La propuesta de Lina Cantillo.


Cuando hablamos en el evento, Alejandro me dijo que "la creatividad no tiene código postal en Latioamérica". Y mirando el resultado de la convocatoria de Epson, puedo decir que tiene toda la razón. Lo que más me gustó de las propuestas (en especial la de Ana Guilfo, de Perú, fue la gran utilización del color en la colecciones de todos los diseñadores, sin importar la temática.

Hubo vestidos, trajes para hombre, un par de ideas bastante 'dark' y hasta un vestido inspirado en la masiposa monarca, diseñado por Emilio Mata, de México, que me recordó lo importante que es que los diseñadores exploren su identidad más allá de lo trivial (es como si un diseñador colombiano no hiciera sino vestidos sobre el sombrero vueltiao: para los demás es muy exótico, para nosotros es más de lo mismo); pero en general fue una gran muestra de creatividad. Vale la pena explorar más el trabajo de todos estos diseñadores, y si ustedes están interesados en saber más sobre ellos, o en los productos para 'hacer' sus propias telas, les recomiendo echarles ojo aquí.
By Meli.

With all eyes on the possibility of a solidarity dress code on the last red carpet of the season, expectations were higher than normal. At the end, the actresses showed their sympathy towards different causes in other ways (pins, especially) and the range of options was as broad as usual.


Por Meli.

Con todos los ojos puestos sobre la posibilidad de un código de vestuario solidario en la última alfombra roja de la temporada, la expectativa era aún mayor de lo normal. Finalmente, las actrices demostraron su simpatía hacia diversas causas de otras maneras (pines, sobre todo) y el abanico de opciones para lucir fue tan amplio como siempre.


Por Meli. 

Para nosotras, las semanas previas a la entrega de los Premios de la Academia es como jugar a las muñecas: nos dedicamos a escoger (cual estilistas de celebridades) los vestidos que nos gustaría que llevaran para alfombra roja más importante de la temporada.
Por Jen 

Fotos: Not So Blonde Blog, Cata Pérez Cadavid y Aqeel Toberia

Uno de los sueños de una persona que se dedique a la moda desde cualquiera de sus esferas (modelo, diseñador, fotógrafo, periodista, etc) es experimentar ese mundo fabuloso que se enmarca en las semanas de la moda más importantes del mundo: Nueva York, París, Milán, y Londres. No necesariamente en ese orden, pero ustedes entienden. El caso es que, como saben, Meli y yo estamos desde hace varios meses en dos de esas ciudades: Nueva York y París, y algo que no saben es que una de las cosas que más nos emocionada de vivir aquí era la posibilidad de estar cerca de ese mundo que uno ve como soñado, en la pantalla del televisor y en las revistas (y ahora en otras pantallas) como el epítome del glamur, la belleza y el estilo.


Llegué a Nueva York en septiembre de 2017, apenas un par de semanas antes de que comenzara la semana de la moda y entre organizarme en la universidad, mudarme, las lecturas y demás, no tuve tiempo de ponerme a pensar en desfiles y mucho menos en cómo entrar a ellos. Sin embargo, para esta temporada hubo un poquito más de tiempo y preparación, y tuve la fortuna de asistir a algunos desfiles y otros eventos alternos que me dejaron un par de cosas para contares, además de la sensación de que, guardando las proporciones, no estamos tan lejos en materia de diseño de las 'grandes' semanas de la moda. Aquí están mis conclusiones, muy subjetivas sobre mi primera vez en NYFW, además de unas fotos de street style buenisimas tomadas por mi amiga Cata Pérez.

1. ¿Acreditación? ¿Qué es eso? En NYFW puedes acreditarte como periodista, ni más faltaba. Pero a menos que seas Vanessa Friedman del New York Times, eso no garantiza entrada a todos los desfiles. Aquí la acreditación es puro adorno porque lo que realmente hay que hacer es contactar a las marcas para que te dejen tener una invitación a los desfiles. Es un trabajo complicado que algunas personas que ni tienen facilidad de entrar (como los bloggers) comienzan con semanas de anticipación. Al principio me pareció un poco raro, pero cuando uno comprende la magnitud del evento (se estima que en 2016 los asistentes a los shows fueron más de 125 mil, incluyendo desfiles alternos y otros eventos) es comprensible que la potestad de quiénes entran queden sobre las marcas. Y olvídense de conseguir entrada a última hora, si no estás en la lista, pues no entras. 



2. Menos es más, también por estos lados. Seguramente recuerdan esas imágenes de muchachas superglamurosas entrando a los desfiles con abrigo en los hombros (qué risa porque yo fui así), tacones altísimos, gafas de sol y un bolsito diminuto entrando a los desfiles. Claro, así entran varias, pero MUY POQUITAS. Aquí igual que en Colombia, hay una clara distinción entre la gente que viene de paseo (o a que le tomen la foto) y los que vienen a trabajar. A los primeros los verás super producidos bajándose del Uber (este año el patrocinador del transporte fue Lexus, por ejemplo) y posando para la cabina de E!, mientras que a los segundos los verás con un bolso gigante, tomando notas en vez de fotos y mirando la ropa de verdad. Por eso es que, igual que sucede en eventos como Colombiamoda o Bogotá Fashion Week, la comodidad es prioridad. Claro, hay que estar estilosos porque es norma, pero para unos termina siendo más importante que para otros, igual que allá. 

Aquí también es importante
un bolso grande para todo el día


3. Muchas alternativas. Los desfiles oficiales de la semana de la moda (no solo en Nueva York, sino en muchas ciudades) están agrupados en un solo calendario oficial, en este caso el del CFDA. Sin embargo, en Nueva York la semana de la moda es un evento de ciudad, algo que siempre he pensado debe ser ejemplo a seguir. Como los diseñadores aprovechan para presentar sus propuestas de forma paralela para capturar al público que llega a la ciudad y no alcanzó entrada para el desfile de Michael Kors, se satisface mucho más un nicho que tiene mucha demanda. Personalmente pude asistir a un evento llamado Style Fashion Week, que reúne a creadores independientes en una feria mucho más pequeña pero con todo el glamur y talento del caso.
 
Esto fue en Style Fashion Week, un evento muy pero muy interesante.
Creaciones en el Epson Digital Couture Project
También, en ese marco, Epson realizó su habitual Digital Project Couture para mostrar las propuestas de los diseñadores latinos que innovan en materia de textiles e impresión (sobre esto les contaremos más adelante), con un panel que estuvo muy interesante y que, aunque era por invitación, tuvo buena acogida de estudiantes y otro público que generalmente no tiene acceso a estas vitrinas. Y si quieren fiesta, en toda la ciudad hay after parties de Fashion Week, promociones en los restaurantes y mucho más. Un evento de ciudad. 

4. El estilo reina. Sea que vayan cómodas o con tacones imposibles (no fue mi caso porque me muevo en metro y los pies no me daban), siempre puedes contar con que la entrada de un desfile es el lugar más chic que te vas a encontrar en tu vida. Por supuesto, están esas mujeres tocadas por Dior que hacen de unos jeans y un statement coat todo un look digno de revista, y los que se pusieron todo el clóset encima pero que de alguna manera se ven bien. Aquí hay de todo, y lo mejor es que no sientes las miradas incómodas que puedes experimentar en otros lugares por atreverte a usar algo diferente. Todo lo contrario, la gente te halaga cuando llevas algo que les gusta. A mi me piropearon mucho mi collar de Paprika Pepper Me, porque moda colombiana hasta la muerte. 

¿Ven lo que les digo? Más sencilla y más chic, imposible.


5. Todo por la foto. Una de las cosas que hablábamos con Melissa y que más llamó mi atención fue la posibilidad de asistir a una semana de la moda como validación de trabajo bien hecho, como todo un logro. ¿Y cómo logramos eso en nuestros días? Con una foto, por supuesto. La cantidad de personas tomándose fotos a las afueras de Spring Studios y en las demás locaciones es verdaderamente impresionante. Pero más impresionante es el hecho de una gran mayoría ni siquiera tiene entrada a los desfiles, sino que asisten con su mejor look a ver si alguien se interesa en ellos y les toma la foto. ¿Y por qué? Pues porque así como hay decenas de personas buscando que les tomen foto, hay muchos fotógrafos esperando tomar esa foto. Yo me encontré con dos, que me salvaron porque mi amiga ya se había ido y terminé con algunas de las mejores imágenes que me han tomado jamás. 

Es en serio que estoy enamorada de estas fotos. 

Top y Pantalón: Arkiteckt
Collar: Paprika Pepper Me
Trench: Basement, de Falabella
Sabemos que extrañan nuestra reseña, pero esperen un poquito porque vamos a hacer algo más grande apenas se termine todo el mes y hayamos visto todas las pasarelas. También se viene el Fantasy Red Carpet y los Óscar, y muchas más cosas mientras nos quedamos sin dormir entre Parsons y el blog. Gracias por leer.