By Meli.

After 45 minutes looking for a decent and fast streaming online, Jen and I could enjoy a new edition of Miss Universe.

Por Meli.

Después de 45 minutos buscando una transmisión en vivo rápida y de buena calidad, Jen y yo pudimos disfrutar desde la comodidad de nuestras pantallas de computador una nueva edición de Miss Universo.

By Melissa.

The red carpet drought we've been going through these past few months has been hard, but the Emmys arrived to entertain us. We can always count on them to recharge us with a balanced share of dresses. This year we saw an equal ammount of beautiful, glamorous looks and outfits that should have never left the atelier.


Por Meli.

La sequía de alfombras rojas nos tenía un poco tristes, pero llegaron los Emmy para entretenernos. Siempre podemos contar con ellos para cargarnos con una equilibrada cuota de vestidos.


Este año no fue la excepción y así como vimos bellos y glamorosos atuendos, también hubo —como siempre— looks que nunca debieron salir de casa.

Mejores

Nicole Kidman en Calvin Klein

Jen no se enamoró tanto como yo de este vestido, pero yo quedé eternamente prendida de su belleza. Una silueta clásica con detalles interesantes y un color arrollador. El detalle juguetón de los zapatos —bellamente a la vista de todos— le dio un toque memorable.


Vale destacar que el largo al tobillo no es fácil de llevar: por pocos centímetros un traje puede pasar de apropiado a inapropiado para una gala (más sobre esto cuando veamos a Michelle Pfeiffer).

Viola Davis en Zac Posen

Siguiendo con el tema de colores ganadores, nada hace ver más esplendorosa la piel de Viola Davis que este naranja de ensueño. Una silueta y estructuras favorecedoras resaltan si figura y mejores atributos. ¡Nos encanta!

Shailene Woodley en Ralph Lauren

Más colores contrastantes para hacerme feliz. Este bellísimo verde oscuro hizo voltear las miradas hacia la joven actriz (además del escote de vértigo, muy bien logrado). Nos hubiera gustado un peinado más pulido y un poquitín más de color en los labios faltó para que fuera un look perfecto.

Michelle Pfeiffer en Oscar de la Renta

Le faltaron solo un par de centímetros para que el vestido llegara al punto correcto, porque así se ve muy casual para una noche de gala. SIN EMBARGO, es tan bello que había que ponerlo en esta lista.

Felicity Huffmnan en Tony Ward

Creo que perdí la cuenta de las veces que he dicho que quiero envejecer con la misma gracia que esta mujer. No solo tiene un cuerpo de infarto, sino que lo sabe vestir a la perfección. Es un placer verla en cada alfombra roja a la que asiste.

Millie Bobby Brown en Calvin Klein

Así como en su momento nos pasó con Kiernan Shipka, nos encanta ver a esta pequeña en la alfombra roja. Quien quiera que se encargue de su estilo hace un excelente trabajo al ponerle looks elegantes pero apropiados para su edad. Nos emociona saber cómo evolucionará su estilo a medida que crezca.

Peores


Reese Witherspoon en Stella McCartney

Un lindo color, una buena silueta, una estructura fuerte y favorecedora. Todo está muy bien, excepto porque ES UNA MINIFALDA EN UNA NOCHE DE GALA. Es tan terrible ese sencillo hecho que ni siquiera me puedo concentrar en su peinado de estúpida.

Ariel Winter en Zuhair Murad

Esta es probablemente la última vez que la ponemos en esta lista. No porque tengamos esperanza de que mejore (ya ese barco zarpó) sino porque es una reincidente como Heidi Klum que comete siempre los mismos errores. Demasiado ajustado y demasiado desnudo, la elegancia salió corriendo apenas se puso ese vestido.

Tessa Thompson en Rosie Assoulin

Bienvenidos a un nuevo capítulo de ‘Frankendress’. Plisado, acabado metálico, multicolor, color block y cut-outs: lo único que le falta a este vestido es una antena parabólica.

Ajiona Alexus

Bienvenidos a un nuevo capítulo de ‘Frankendress’, edición nupcial, en donde Ajiona Alexus es novia y novio a la vez, del mismo modo, en el sentido contrario.

Tracee Ellis Ross en Chanel

Jeniffer manda a decir: “puede ser Chanel, pero está todo MAL”.

Claire Foy en Oscar de la Renta

El principal motivo de su aparición en esta lista no es el diseño del vestido como tal, sino el ajuste del mismo. Es un enterizo bello, pero no le hace ningún favor a su cuerpo. Las proporciones están completamente mal y resulta viéndole bajita, de torso corto, piernas anormalmente largas y cabezona.

Menciones especiales


Debra Messing en Romona Keveza

Tan cerca y tan lejos. Nos da una enorme tristeza que un vestido con un diseño tan clásicamente hermoso, haya sido echado a perder con la tela más repelente del planeta. Nada más de verla, toda brillante y escandalosa, me da ganas de mirar para otro lado.

Lea Michele en Elie Saab

El único motivo por el que alguien con un caso tan severo de ‘peinado de estúpida’ está en esta lista es porque el vestido es realmente hermoso y el color es bello.

Jessica Biel en Ralph and Russo

Aunque un poco... adulto para alguien tan joven, el vestido es bello. Pero nos sobra la cola y el peinado ochentero.

Mandy Moore en Carolina Herrara

No está en las mejores porque no es muy memorable, pero nos alegra ver un vestido que, a pesar de ser blanco y negro, propone algo interesante en su silueta.

Angela Sarafyan en Elizabeth Kennedy

Excelente elección de color y buen uso del volumen, aunque el detalle de las mangas no esté tan bien ejecutado como podría.

Evan Rachel Wood en Moschino

Absolutamente maravillosa. Esta chica sabe muy bien cómo llevar un traje a una alfombra roja (ya lo ha demostrado). Aunque hay pequeños detalles que nos molestan (a mí, la extrema anchura de la bota y a Jen, el “exceso” de botones), el look como un todo es ganador.

Zoe Kravitz en Dior Haute Couture

Con este los papeles son opuestos que en el caso de Nicole Kidman: Jen lo ama pero yo no, y creo que no es tanto por el vestido en sí mismo sino porque creo que no es para ella. Siento que son incompatibles.

¿Qué les pareció nuestra elección? ¿Nos faltó alguien? Cuéntennos en los comentarios y no dejen de seguirnos en redes sociales para recibir contenido exclusivo de Moda 2.0
Por Jen

Fotos: Vogue

Tal vez no me vista mucho de color (desde que llegué a Bogotá mi color de referencia fue el negro, seguido por gris y blanco), pero siendo del Caribe mi inclinación siempre se va a ir del lado del color, mucho más cuando hablamos de propuestas de moda para la temporada de primavera.Y este año no pudo haber sido coincidencia que muchos de nuestros diseñadores favoritos pensaran lo mismo.


Por Jen y Meli.

El 2017 ha sido un año lleno de retos para Moda 2.0 y sentimos que es hora de compartir con ustedes, nuestros lectores, nuestra siguiente aventura.


Como muchos saben, Jen vivía en Bogotá y Meli en Barranquilla, pero desde ahora, Moda 2.0 cambia de sedes: Jen escribirá a partir de ahora desde Nueva York, Estados Unidos, y Meli desde París, Francia.

El motivo es uno que nos llena de orgullo y gratitud: ambas fuimos aceptadas en la Maestría en Estudios de Moda de Parsons - The New School for Design (sí, donde grababan 'Project Runway',  una de las escuelas de moda más prestigiosas del mundo).


Con mucho esfuerzo y ayuda de nuestras familias y amigos, emprenderemos este camino que ha sido un sueño para ambas desde hace mucho tiempo, solo que lo haremos desde lugares distintos (Parsons tiene campus en ambas ciudades).

Entre las clases, el trabajo y la vida en un lugar nuevo, seguiremos sacando el tiempo necesario para nutrir este blog, que es el primer reflejo de nuestra pasión por la moda.


Y es nuestro deseo que nos sigan acompañando, ahora desde las dos capitales de la moda del mundo, en este camino. Queremos explorar el estilo de estas maravillosas ciudades y compartir con ustedes nuestros descubrimientos, nutrir nuestras mentes y aprender hasta el más mínimo detalle de esta industria que nos sigue quitando el sueño.


Sabemos que el blog ha estado quieto durante últimas semanas debido a los arreglos de nuestros viajes, pero pronto volveremos a las publicaciones habituales. Y como ustedes son el alma de Moda 2.0, nos gustaría que nos contarán qué secciones o temáticas nuevas quisieran ver aquí reflejadas.

Gracias por acompañarnos y nos seguiremos leyendo durante este nuevo reto. ¡Los queremos mucho!

¡Nos mudamos!

by on 6:36 a. m.
Por Jen y Meli. El 2017 ha sido un año lleno de retos para Moda 2.0 y sentimos que es hora de compartir con ustedes, nuestros lectores, nu...
Por Jen

 


¡Llegaron las vacaciones! Bueno, no para todos, porque nosotras seguimos trabajando más que nunca y esto parece de no acabar. Pero hey, al menos tenemos tres puentes seguidos así que tenemos tiempito de salir de la rutina. Y nuestra forma favorita de salir de la rutina es la playa, así que las gafas de sol son un básico en este escenario. Y en cualquiera, en realidad. 
Por Jen



Yo soy usuaria con moderación de los 'skinny jeans', Me gustan, pero no creo que sean lo mejor que se ha inventado la humanidad, como sí les parece a muchas otras mujeres que se rehúsan a dejarlos en el clóset.Los hemos visto superajustados, con parches, con cintura alta… la lista es bastante larga. Pero ahora la moda me da la razón nos dice que es tiempo de darle un descanso importante a tus jeans favoritos y agarrar las tijeras para crear unos más especiales. Bienvenidos a la era de los ‘cropped flared jeans’. 


Este modelo de jeans no es otro que unos pantalones un poco más anchos y cortados a la altura del tobillo. Los hemos visto en muchas tiendas tanto con ruedos desgastados y deshilachados como con cortes perfectamente logrados. Los hemos visto en todas las 'it girls', de Kendall Jenner para abajo, y ahora vamos a ennumerar las razones por las que nos parece una tendencia a la que vale la pena invertirle un poquito de tiempo y esfuerzo. Si los usas bien, se te verán geniale en toda ocasión.

Los puedes hacer tú misma

Sí, Zara tiene unos DIVINOS con perlas y otros motivos, pero no es necesario gastarse una fortuna para que tengas nuevo jeans. Basta con buscar en tu clóset unos que ya no te pongas (y que no sean superajustados) y cortarlos. Ten en cuenta que el largo es justo por arriba del tobillo y que si quieres darle un mejor efecto, puedes dejar el corte deshilachado. Incluso puedes añadirles perlas y otros apliques, se verán muy ‘cool’. 

Entre más anchos, mejor
  
Este tipo de jeans en particular se aleja de los famosos ‘skinny jeans’ en toda su silueta, y entre más anchos puedas llevarlos, mejor. Nos recuerdan mucho a los bota ancha de los 70, solo que más cortos. Eso sí, procura que la diferencia entre la parte alta y la parte baja del pantalón. 

Con o sin tacones
La gracia de los jeans es que se ven bien con todo, y con estos no es la excepción. Puedes llevarlos con tenis, zapatos bajos o tacones, se ven bien con todo. Cuando lleves este tipo de prenda busca zapatos llamativos, pues en este caso gracias al corte del pantalón se verán más. No hay límites, solo creatividad. 

Los detalles

Como mencionamos antes, las marcas de moda ya tienen estos jeans en sus vitrinas y los podemos encontrar con todo tipo de detalles. Perlas, bordados, encajes, etc. Si quieres un par y piensas que vas a darles mucho uso, ve por ellos. Sin embargo, recuerda que nunca sabemos cuánto tiempo tiene etta tendencia, así que no inviertas mucho en un pantalón que te pondrás poco. 

Llévalos al trabajo
 
Particularmente el 'look' de Alexa con
estos jeans es de mis favoritos
 El hecho de que no sean pantalones clásicos no quiere decir que no puedas llevarlos a la oficina. Por supuesto, tienes que tener en cuenta varias cosas: primero, que tu ambiente laboral te lo permita, porque usualmente algunos trabajos no admiten a sus empleadas en jeans. Y lo segundo, es que sean lo menos informales que puedan ser. Nada de deshilachados, desgatados  o encajes. Combínalos con una bonita camisa blanca y tus tacones más especiales. 

¿Ya están montadas en la onda de estos jeans? No olviden dejarnos los comentarios o etiquetarnos en sus fotos si los están usando. ¡Las queremos ver!

*Este post fue publicado originalmente en Tiempo de Moda, de radiotiempo.co
Por Meli.

Este año nos llevamos una sorpresa cuando vimos las fotos de los premios del Consejo de Diseñadores de Moda de América (CFDA Awards): no hubo nada espectacular.

Por Jen

En los años 20, la silueta 'boxy' se sentía liberadora para las mujeres que no tenían permitido salir a la calle sin sombrero (en algunos países) y que comenzaban a luchar porque les fueran reconocidos derechos como el voto y la posibilidad de divorciarse. Los vestidos les daban libertad para moverse y fluían mientras bailaban, y el pelo corto era tendencia porque se sentía sensual y moderno.

Fotos: Netflix
Por todo eso me gustan los años 20, una de mis épocas de vestuario favoritas de todos los tiempos. Creo que ya habíamos hablado de esto hace un tiempo cuando reseñamos 'The Great Gatsby', pero hay algo en esta época que se me hace más elegante y lujosa que todas las demás, y por eso cuando una amiga me habló de 'Las chicas del cable' y además me contó que era una serie de mujeres luchando por sí mismas, ya estaba enamorada. Y ahora que la serie confirmó una segunda temporada (se estrenaría en diciembre) estoy más emocionada aun.

Y cuando comencé a verla no pude sino enamorarme más de la historia (aunque a muchos les parezca de telenovela) y de sus personajes, cuatro mujeres que por razones muy distintas comienzan a trabajar en la Compañía Nacional de Teléfonos y se convierten en las mejores amigas, ayudándose mutuamente a salir de sus propios problemas e inseguridades. Me uno a la crítica casi generalizada de que la música mata muchas de las escenas porque aunque han querido darle un aire de modernidad, no conectan demasiado con la historia, especialmente cuando los ponen a bailar al ritmo de hip hop en las fiestas (*inserte emoji de eye roll aquí*). Pero el tema del vestuario de verdad entretiene y conduce al televidente hacia ciertos detalles que resultan sutiles, pero poderosos a la vez.


La encargada de este trabajo es Helena Sanchís, que ha trabajado en otras grandes producciones españolas y que creó un pequeño universo de vestuario alrededor de los cuatro personajes principales, Alba (o Lidia), Marga, Ángeles y Carlota, sus orígenes y situación particular. “Son muy diferentes y lo único que tienen en común son las ganas de libertad y la fuerza para luchar por ella. Marga es la más humilde y hemos utilizado tejidos más sencillos, como algodones y linos, y colores menos llamativos; Ángeles, que es una ama de casa que intenta aparentar felicidad, luce un vestuario colorido y alegre, sobre todo gasas y tejidos vaporosos, convirtiéndose en la única que lleva estampados; Carlota es una 'niña bien' que se rebela: esto se refleja en su estilismo con vestidos modernos y juego de contrastes y geometrías. Por último está Lidia, misteriosa y felina, que lleva tejidos satinados de colores profundos, con peso, cortes sencillos pero elegantes”, aseguró a los medios pendientes de la historia de este vestuario.

Por Meli.
Viendo las fotos para hacer este post solo podía pensar en lo afortunada que son estas actrices. Me imagino la emoción de poder llevar las creaciones de los más prestigiosos diseñadores del mundo en una seguidilla de eventos que se extienden durante más de dos semanas. Es como una estadía prolongada en el Disneylandia de la moda.
Por Jen.

Ya sabemos lo que trae Cannes: ¡un montón de vestidos! Vestidos bellos, regulares, desnudos... hay mucho de dónde escoger. Y como sabemos que una de las partes favoritas del blog es la reseña de alfombras rojas, cada año recopilamos lo mejor de las actrices que atienden el festival en sus numerosos estrenos, photocalls y fabulosas fiestas.

Por Melissa Zuleta Bandera.
Fotos: Cámara Lúcida.
Ver en pasarela una colección maravillosa nos produce a los entusiastas de la moda una sensación única. Es una mezcla entre calidez, emoción, euforia y enamoramiento. Se siente como si nos devolvieran la fe en la humanidad. Y así nos sentimos todos los asistentes a la pasarela de Beatriz Camacho en Ixel Moda.

Por Meli.

Ixel Moda tiene un lugar especial en mi corazón. Fue el primer evento de moda que cubrí como periodista y fue en ese congreso en donde me di cuenta de que se podía hacer periodismo serio y riguroso en esta industria.
Eef Vicca, directora de Marketing de Factory PR.

Ixel Moda 2017: queremos más

by on 2:54 p. m.
Por Meli. Ixel Moda tiene un lugar especial en mi corazón. Fue el primer evento de moda que cubrí como periodista y fue en ese congreso en...
Por Jen

El año pasado hicimos un post con lo bueno, lo malo y lo feo de Bogotá Fashion Week y a ustedes no solo les encantó sino que se sumaron a la discusión desde diferentes puntos de vista. Y como nos gustó el experimento, aquí vamos otra vez. 

Este año nos tocó una nueva locación, tal vez un poco más lejos pero sin duda más conveniente que el Museo El Chicó. Y además de eso hubo también algunas novedades que resultaron buenas adiciones al proyecto y otras que no tanto, pero siempre se puede mejorar.

Entre los aspectos positivos, además del tema de la nueva locación, es necesario mencionar otra vez la parrilla de diseñadores, un trabajo de curaduría preciso y bien hecho por Pilar Luna, Pilar Castaño y Pastora Correa. Todas las propuestas que vimos fueron de muy buena factura, unas mejores que otras, por supuesto, pero la calidad fue el común denominador en diseñadores y marcas. Las pasarelas comenzaron a tiempo y sin incidentes, aunque hay que reconocer que si el año pasado aplaudimos el casting, esta vez el asunto se quedó un poco corto. Sí, hay que dar oportunidad a los nuevos talentos en todos los aspectos, pero hubo varias modelos que dejaban bastante que desear, aunque ese no sea un tema muy específico y no afectó en gran medida la calidad de lo que se presentó.

En el tema de la calidad también hay que mencionar la importancia que se le dio a la presentación de accesorio en la pasarela. Vimos performances muy interesantes, como el de Divina Castidad, que demostró que los complementos (bolsos, zapatos y chaquetas en su caso) también pueden deslumbrar.


Mención aparte merece el tema de los artesanos, que fueron homenajeados en la pasarela de oficios creativos el día 3 y no solo fungieron como parte de un equipo creativo, sino como una fuerza que debe ser reconocida las veces que sea posible .Y aquí, gracias a Adriana Santacruz, Lina Mafer y Ángela Galindo, entre otros.

Por Jen.


Una de las cosas que destacamos de la edición anterior de Bogotá Fashion Week fue la buena factura de las pasarelas que se presentaron, logrando un nivel bastante alto en comparación con la seguidilla de eventos de moda que se realizan en el país.
Por Meli.

La gala del Costume Institute del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York es —como ya lo hemos dicho muchas veces en este blog— una de las citas más importantes de la moda a nivel mundial.


La exposición de este año es en homenaje a Rei Kawakubo, diseñadora japonesa fundadora de la firma Comme des Garçons, conocida mundialmente por ser audaz, vanguardista y fuera de lo convencional.

El tema de la gala —del cual se sugiere que los asistentes tomen nota para sus atuendos— es particularmente complicado teniendo en cuenta que los diseños de Kawakubo no son precisamente lo que uno relacionaría con una ocasión tradicional de gala.

Por eso teníamos grandes expectativas en cuanto a la alfombra roja de este año, y podemos decir que muy pocas asistentes lograron el delicado equilibrio entre vanguardia y elegancia. Aquí les dejamos nuestras impresiones sobre quiénes acertaron con el tema, quiénes no lo hicieron pero aun así brillaron, y las que fracasaron completamente.

~recuerden dar clic en las imágenes para verlas en tamaño completo~

Acertaron con el tema

Rihanna en Comme des Garçons

Tengo que admitir que me decepciona un poco que sea ella, a quien no considero un ícono de moda sino de cultura popular, sea la que mejor lució el tema de la noche. Como hace dos años, que fue de las pocas que llevó un diseñador chino a la gala de China, through the looking glass, este año también fue de las pocas que optó por un diseño de Rei Kawakubo, que a pesar de la exageración de volumen, cumple el propósito de la velada.

Katy Perry en John Galliano para Maison Margiela

En mi opinión el look de Perry fue el mejor en términos de apegarse al tema pero no yendo vestida de Rei Kawakubo. El drama, los detalles, la opulencia, la exageración en los detalles, todo lo convierte en una verdadera declaración de moda.

Tracee Ellis Ross en Comme des Garçons

Otra de las pocas que optó por la casa de modas homenajeada. Les puedo asegurar que su estilista se demoró MUCHÍSIMO buscando un vestido de Comme des Garçons apto para una gala, pero lo logró.

Lily Aldridge en Ralph Lauren y botas de Balenciaga

De esto hablamos cuando decimos que es una noche para tomar riesgos. Sin botas y sin velo hubiera sido un vestido más del montón, pero los complementos le dan el empuje necesario.

Reese Witherspoon en Mugler

El juego de volúmenes siempre ha sido un sello de Comme des Garçons, y en nuestra opinión, el hombro voluminoso del vestido de Witherspoon es un guiño sutil pero diciente a esa estética. Además, el vestido es sencillamente bello.

Acertaron sin el tema

Zendaya en Dolce & Gabbana

Un vestido de una belleza inigualable y un impacto visual absoluto. No puedes dejar de verlo. Lástima que el peinado dejó atrás el afro favorecedor y se perdió en el callejón del desorden capilar.

Gigi Hadid en Tommy Hilfiger

Primero, no podemos creer que esto tenga la marca Tommy Hilfiger. La mezcla de cortes y texturas lo hacen interesante y la monocromía lo mantiene elegante. Lástima que se pasó toda la noche sacando la pierna como Angelina Jolie y que el mechón de cabello no le dejaba ver media cara, pero todo no puede ser perfecto.

Cara Delevingne en Chanel

El chiste general fue “se te perdió la gala de hace un año (ManusxMachina)”, pero si obviamos eso, es un conjunto ganador, con toda la fuerza de diseño y el encanto de Chanel. No entendemos todavía lo que le pasó en la cabeza pero se la vamos a perdonar.

Blake Lively en Versace

En este blog no somos muy fans de Versace, pero hay que admitir que la cuota de drama que aporta este vestido es de admirar. Ella, que ya es una diosa dorada, brilla con más fuerza en este traje, coronado bellamente con plumas azules.

Lena Dunham en Elizabeth Kennedy

Este vestido es una de las mejores cosas que le han pasado a Lena Dunham en toda su vida. Al fin encontró un vestido que no solo le favorece sino que tiene una cuota de drama y belleza admirable. El peinado es una decepción, pero si se sigue vistiendo así, se la dejamos pasar.


No acertaron EN NADA

Celine Dion en Atelier Versace


Cuando usted busca en el diccionario el término “frankendress”, esto es lo que le aparece. Crop top, abertura, ganchos, satín, escarcha, capa sobre capa... nos cansamos de solo enumerar todos los elementos que tiene. 

Madonna en Jeremy Scott

Para mí, Scott es uno de los diseñadores más sobrevalorados de la industria, y cuando pone a Madonna en un vestido tan desastroso, lo confirmo. No hay nada que podamos rescatar de este adefesio, queremos lanzarlo a una hoguera y verlo arder.

Solange en Thom Browne

Nuestras esperanzas estaban puestas en ella... y rompió nuestro corazón en mil pedazos. Obviando la clásica comparación con la mascota de Michelin, creo que nadie en su sano juicio va con un abrigo térmico a una gala en Nueva York en plena primavera.

Kendall Jenner en nada, eso no es ropa La Perla Haute Couture

Si nos ponemos a pensar, no podíamos esperar nada más si la marca que hace el vestido es de lencería. Supera mi capacidad de raciocinio el motivo por el cual uno elige ir a un evento de moda SIN ROPA. ¿Desde cuándo la vulgaridad es una declaración de vestir, SI NO HAY ACTO DE VESTIR? Me molesta sobremanera que se elija mostrar el cuerpo en vez de la obra de un diseñador o casa de moda que ponen diseño, creatividad, investigación y arte en una prenda. Y solo porque este tema me hace hervir la sangre, aquí les muestro lo maravillosa que esa niña podría haberse visto si nos dejara ver su esencia y no su cuerpo desnudo.

Sí, soy una desocupada.

Bella Hadid en Alexander Wang

Oye, Bella Hadid: llamó Gatúbela, que le devuelvas su disfraz de gala.


Nicki Minaj en H&M

Si lo único que tiene tu look para homenajear a Rei Kawakubo es una figura de su cara en tu cinturón (que más bien parece el casco de Darth Vader), ALGO ESTÁS HACIENDO MAL. Pero por muy desastroso que sea el look, adivinen qué: está más tapada que Kendall Jenner, ¡calculen!

Halle Berry

Quiero ofrecer disculpas públicas a Celine Dion y a Bella Hadid, porque claramente ESTO sí es la definición andante de frankendress. Y Halle Berry le manda a decir a a Bella Hadid que pudo haberle robado el raje de gala de Gatúbela pero ella se quedó con la versión 'couture' que le regalaron los productores después de que terminó de interpretarla en esa película que todos queremos olvidar.

¿Qué les pareció la alfombra roja de la gala del MET? ¿Se nos quedó alguien por fuera? ¿Para ustedes quién fue la peor vestida? Cuéntennos todo en los comentarios y no olviden seguirnos en nuestras redes sociales: Instagram, Twitter y Facebook.