Nostalgia y fantasía en la Semana de Alta Costura

Por Meli.

Las semanas de la moda, incluyendo las de Alta Costura, atraen a miles de personas a las ciudades donde se llevan a cabo: desde los más ilustres invitados hasta los más corrientes practicantes.

El concepto de internships (prácticas o pasantías, en español) es muy común en la industria de la moda (de eso tal vez hablaremos en profundidad en el futuro) y gracias a una de esas, Moda 2.0 tuvo la oportunidad de asistir por primera vez a un desfile de Alta Costura.

Se trató de la colección Otoño/Invierno de Iris Van Herpen, y con esa reseña abriremos este post sobre lo más destacado de la semana que dos veces al año llena París de creaciones alucinantes, y que en esta ocasión tuvo un aire nostálgico y fantástico.

Iris Van Herpen
‘Syntopia’ es el nombre de la colección que la diseñadora vanguardista presentó en un escenario oscuro e íntimo bajo el hipnótico movimiento de una instalación de piezas de vidrio que imitaba el vuelo de un ave (creación del dúo de artistas Studio Drift), con el fin de representar la exploración de temas como la biología sintética y la relación orgánico/inorgánico.
Las piezas fueron elaboradas en una mezcla de tradición y modernidad: tejido basado en procesos digitales, lana cortada con láser, organza de seda plisada y cubierta en líquido. El resultado, como siempre, fue una pasarela que deja a la audiencia preguntándose si acaba de presenciar un sueño lúcido o un vistazo al futuro.

Chanel Couture
El Grand Palais fue transformado esta vez en la ribera del río Sena con sus tradicionales estantes de madera verde con libros y revistas a la venta, una escena tan típica parisina como la Torre Eiffel.
Tweeds, fayas y chiffones fueron las materias primas que evocaron las fachadas y calles grises de la Ciudad Luz, con toques esporádicos de brillo y color y amplia riqueza de texturas. Una oda al hogar de la Alta Costura y al sitio que le abrió las puertas a un joven Karl Lagerfeld hace ya tantos años.

Christian Dior Couture
El telón de fondo de la más reciente propuesta de Maria Grazia Chiuri fue uno que algunos pudimos ver antes en la exhibición que la casa de modas hizo en el Museo de las Artes Decorativas de París: un cuarto en blanco puro con los modelos en algodón de las que se convertirían en las piezas de esta colección.
Fue un homenaje a la Alta Costura como muestra excelsa de la moda, exaltando el atelier como templo y guardián del pensamiento y las ideas vanguardistas. También al ajuste y la mano de obra de la más alta calidad que de este brota, demostrado en prendas de un glamour y sencillo, una sofisticación calma, sin excesos, dejando brillar la maravillosa confección en tonos ladrillo, verde, rosa y naranja.

Givenchy
Otra casa de modas que se tornó nostálgica esta temporada. Clare Waight Keller hizo homenaje a Hubert de Givenchy, recientemente fallecido, con una colección que trasciende lo terrenal y se eleva hacia la fantasía. Drapeados opulentos, capas, capuchas y siluetas envolventes dan forma a una historia contada con texturas terrosas, pétalos, plumas, plisados y lentejuelas.
La pasarela se llenó de renovadas versiones de looks famosos de Givenchy de mediados del siglo pasado que marcaron la historia de la casa de modas y hoy se convierten en su legado. A pesar de estar compuesta en su mayoría por negro, la propuesta se torna luminosa, sin dejar nunca a un lado el dramatismo.

Elie Saab
No sé por qué me tomó tanto tiempo darme cuenta de que una de las firmas del diseñador libanés, además de los increíbles apliques y pedrería, son los colores de piedras preciosas, que en mi muy personal opinión son casi que universalmente favorecedores. Esta vez no fue diferente y los tonos zafiro, amatista, rubí y esmeralda bailaron por la pasarela en siluetas inspiradas en la obra de Antonio Gaudí.
Drapeados arquitectónicos, escotes y mangas voluminosas y hasta piezas tipo arnés que se posaban sobre los más delicados vestidos evocaban al arquitecto español, en formas irregulares que rayan en lo fantasioso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario