Por Melissa y Jeniffer

La alfombra roja de los premios Óscar es, sin duda, la más esperada en Hollywood y en el mundo. ¿Por qué? Pues porque las actrices y actores siempre están ahí mostrando sus mejores galas y por supuesto, los mayores desastres.


Este año no hubo, en general, atuendos que amenazaran la salud de nuestros ojitos. Pero sí hubo más de una diva que decepcionó. Además, a diferencia de las otras alfombras rojas de la temporada, esta tuvimos la oportunidad de comentarla en compañía de Juan Carlos Giraldo (subdirector de la Revista Fucsia), Francesca Miranda, Daniella Jassir y la asesora de imagen barranquillera Andrea Renaud en un Fashion Police al mejor estilo barranquillero.

Pero vamos al grano, que lo que queremos es ver vestidos. Comencemos con las cosas agradables, ¡por favor!

Las mejores

Jennifer Lawrence en Dior Couture (por supuesto)


Este vestido dice por todas partes: “ganadora del Óscar”. Es de la pasada colección Couture de la casa Dior y JLaw, siendo una de sus voceras, no podía escoger algo mejor. El maquillaje sencillo y limpio hace que el look sea pulido. Lo único que no nos gustó fue ese extraño collar que se veía en su espalda, aunque la perdonamos porque casi nadie lo notó.

Naomi Watts en Armani Privé

Ella fue la escogida por el panel del Fashion Police de Francesca Miranda como la mejor vestida de la noche y a nosotras nos fascinó. Es un color atrevido, que la hace ver joven (¡ayer nos enteramos que tiene 44 años!) y fresca. Además, se lleva todos los aplausos por ser una de las pocas que se salió de la formula del strapless. ¡Así se viste una estrella de cine!

Charlize Theron en Dior

Esta mujer puede ponerse una bolsa de basura si quiere y se verá bien, pero siempre tiene la cortesía con el mundo de verse PERFECTA. Aunque para algunos pudo parecer algo simple (y muy similar a lo que usó Anne Hathaway en los Golden Globes) la verdad es que con su belleza y actitud no se necesita nada más para brillar. Tomen nota señoritas: no es solo el vestido, hay que saberlo llevar.

Jessica Chastain en Armani

Jessica aprendió a lo largo de la temporada, ¡bravo! La hemos visto con un vestido que hizo que sus senos parezcan llegar hasta el piso y luego con un feo collar, pero para los Óscar se vio sencillamente perfecta. Es muy difícil lucir un tono similar al color de la piel, pero el éxito de ella radica en dos cosas: los intrincados detalles con brillo y el hecho de que decidió usar un labial rojo.

Stacey Kiebler en Naem Khaan

Por primera vez, a la novia de George Clooney le estorbaba George (que se veía horrible con su barba) porque ella brillaba por sí sola. Las líneas del vestido marcan su delgado cuerpo y el cinturón nos hace dar envidia por lo pequeñita que se le ve la cintura. Además, nos encanta el cabello. Perfecta.

¡Los desastres!

Melissa McCarthy en David Meister

Cuando una persona tiene cara de buena gente, sus decisiones estilísticas duelen. En el caso de Melissa M, nos dio dolor de estómago verla con esta bata de dormir/carpa desastrosa creación. En primer lugar, ¿cómo es que una persona de talla grande deja que su cuerpo se vea colgando por todas partes de esa forma? Además de ser demasiado suelto, el fruncido en la cadera le pone todavía más volumen. Sobre su pelo, manejamos la hipótesis de que su peluquero no llegó y le tocó cepillárselo carrera. Parece que es tiempo de buscar un estilista o despedir al que ya tiene. Nuestro consejo es que llame a Octavia Spencer.

Kelly Rowland en Donna Karan Atelier

Después de haberla puesto como una de las mejor vestidas en los Grammy, Kelly aterrizó aquí. Parece que el flequillo que le tapaba los ojos no la dejó verse bien en el espejo y darse cuenta de que ese vestido es horrible. El detalle del busto no solo está torcido, sino que la hace ver desproporcionada y la abertura en la pierna mejor dejemosla para JLo o para Angelina Jolie. O para el 2012.

Kristen Stewart en Reem Acra

Jen dice: “ella estaba haciendo la siesta, sonó la alarma de su celular y se acordó que eran los Óscar”. Meli dice: "ella tiene pelo de 'acabo de acostarme con el tipo con quien le fui infiel a mi novio'". El punto es que parece que no tuvo tiempo de peinarse y lo peor es su ya acostumbrada actitud de “no quiero estar aquí”. El vestido ni siquiera es feo, pero no se aprecia porque primero, está mal entallado y segundo, ella nos hace voltear la mirada con su cara de fastidio eterno.

Salma Hayek en Alexander McQueen

Salma es una mujer muy especial: tiene la habilidad de convertir un vestido hermoso en la cosa más barata del mundo. Aunque con este McQueen por fin entendió que no siempre queremos ver su escote, se ve apretada por todas partes. El terciopelo para esta temporada, como dijo Francesca Miranda, está mandado a recoger y agrega volumen (aunque para Melissa, esta tela debería ser erradicada de la faz de la tierra). El moño es demasiado grande y la tiara, suponemos que por ser la reina de las ordinarias.

Catherine Zeta-Jones en Zuhair Murad

Catherine es hermosa y se conserva así con el paso de los años, pero está sufriendo del mismo síndrome de JLo y Heidi Klum, que se ponen ropa para decir “todavía me veo genial y voy a demostrarlo”. Lo que logró aquí fue ponerse volumen en el busto y verse recargada. Es demasiado brillo para ella, se ha podido ver despampanante con algo menos llamativo.

Jennifer Hudson en Cavalli

Ella se veía muy bien, de las rodillas hacia arriba. Es la prueba fehaciente de que un vestido bonito no lo es todo, porque los accesorios pueden matarlo. O si no, díganme ¿qué significan esos zapatos azules que parecen comprados en la tienda de la esquina? ¡Baratos!

Menciones especiales (para bien o para mal)

Anne Hathaway en Prada

¡Otra que nos causa dolor! Era la más importante de la noche, segura ganadora del Óscar en su categoría y la más esperada de la alfombra roja. Y nos va saliendo con esta perla que nadie entendió. Ni la tela, ni el horroroso corte en el busto (no eran sus pezones como todos decían, pero se veía horrible) ni el collar que no le pegaba ni con el pelo. Además, tiene que trabajar en su postura porque no la hace ver nada elegante. Nuestra conclusión es que se empeñó en aburrirnos durante la temporada.


Miren la diferencia de vestidos: el de la izquierda (Valentino) lo usó para el show en el que cantó en la ceremonia junto al elenco de Los Miserables. El de la derecha (Saint Laurent), se lo puso para la fiesta de Vanity Fair. ¿Por qué no se vistió así para la alfombra? En vez de eso, decidió que sus pezones quedaran inmortalizados en las fotos con su premio, que serán publicadas por los siglos de los siglos.

Sally Field en Valentino Couture

Un color atrevido para una actriz con mucha trayectoria que logró destacarse de las jovencitas. El característico rojo Valentino la hizo brillar, y las mangas son acordes para su edad. ¡Bravo!

Kerry Washington en Miu Miu

Aún no nos ponemos de acuerdo si lo amamos o lo odiamos. La parte de arriba es muy interesante y el color es bonito para su piel, pero los complementos nos hacen dudar. Además, parece que le pasó lo de Melisa McCarthy con el pelo. O como dijo Juan Carlos Giraldo: se hizo la toca, se la soltó y ¡voilá!

Zoe Saldaña en Alexis Mabille

Otro limbo para nosotras. Zoe siempre toma decisiones arriesgadas en la alfombra aunque no sea siempre para bien, pero este es el clásico ‘vestido empanada’ que tiene de todo: flores en el busto, un cinturón algo extraño, tendencia blanco y negro y una abertura en la mitad. Si alguno entendió la idea, que nos la cuente.

Halle Berry en Versace 

Unos lo amaron, otros lo odiaron. A nosotras nos gustó porque cumplía en parte su cometido (era para el homenaje a las películas de James Bond), se veía bastante dramático. Pero Halle es de esas mujeres que siempre pisa la delgada línea entre lo atrevido y lo vulgar, por lo que nos hace pensar en si era la mejor opción para ella.

Jane Fonda en Versace

¡Ovación de pie para esta señora! Se ve tan bien a sus 75 años que si saca línea de cremas antiedad, las compraremos todas. El vestido es un equilibrio perfecto entre un corte apropiado para su edad (sin demasiado escote) y un atuendo de alto impacto. Además, tomó un riesgo con ese amarillo brillante y se vio estupenda. Ojalá todas las actrices pudieran envejecer con tanta gracia.


Por Jeniffer Varela R.

La Semana de la Moda de Nueva York (NYFW por sus siglas en inglés) es uno de los eventos más importantes en el mundo de la moda, en el que se muestran las colecciones Ready To Wear (aquellas que se venderán en tiendas y se producen en serie) de algunos de los diseñadores más sobresalientes.

Fotos tomadas de Vogue, Zimbio y agencias. 
En esta ocasión hubo drama en su justa medida, toques clásicos y muchas tendencias que continuarán durante todo el año, como el poderoso blanco y negro que promete estar con nosotros mucho tiempo, y prendas como las faldas tipo lápiz. A manera de resumen, quisimos mostrarles algunas imágenes de las colecciones que más nos llamaron la atención para la temporada Otoño-Invierno 2013. ¡Enjoy!

Tadashi Shoji
Fue uno de los primeros en saltar al ruedo esta temporada. Su colección estuvo inspirada en las tundras rusas, a medio camino entre los desiertos helados, lo místico. Fueron colores fríos con un toque lady.




Jason Wu
¡Esto es puro rock and roll! Todo, los vestidos, los pantalones. Algo muy femenino pero con un toque rockero increíble. Da gusto ver blanco, rojo y azul en una paleta invernal. 



Cristian Siriano
Este ganador de Project Runway nos ha dejado siempre claro que le gusta el drama, pero cada vez más se demuestra a sí mismo y a nosotros que ese drama puede ser comercial. Los looks de pantalón son tan fuertes como los de vestido.

                                      



Atención a los zapatos, ¡arte!

Victoria Beckham
 Cada vez que veo una colección de la exSpice me acuerdo de las dudas que tuve cuando anunció que se convertiría en diseñadora. Pero ella ha convencido con creces, trasladando su estilo (mucho más glamuroso) a las pasarelas. Esta es ropa para todas las días con mucho estilo. El azul sigue presente, bravo por las siluetas limpias y los acentos en la cintura.



Diane von Furnsterberg
La reina de las capas, aunque esperaba más para ser invierno. Sentí un poco aseñorados los vestidos, pero los pantalones metalizados fueron refrescantes. Los vestidos del final, ¡bravo!  



Zac Posen
Personalmente amo los vestidos de este joven diseñador, que me parece muy talentoso. Sin embargo, esta vez no estoy tan segura de la ropa de día porque los tejidos se ven algo raro en las fotos. Sin embargo hay excelentes piezas en los vestidos. 




Oscar De la Renta
¡Amor puro por cada pieza!!!! A veces me ha parecido que hay muchas piezas con ese estilo demasiado lady, pero en esta ocasión hay una modernidad que atrae, y que hace que todo el mundo pueda verse en esta ropa. ¿Será influencia de Galiano?



Carolina Herrera
Femenino, en toda la expresión de la palabra. Ese es su sello y por eso la amamos. Los vestidos largos son un sueño, aunque tengo problemas con los estampados (creo que ese modelito de Lucy Liu en los Golden Globe me dejó traumatizada).



Jenny Packham
Seguimos en la onda 'lady al extremo'. La diseñadora británica, que muchos conocen por ser una de las favoritas de la Duquesa de Cambridge, rara vez decepciona y hasta ahora a mí no me ha pasado. Vestidos vaporosos y ajustados por igual, con una importante cantidad de piezas en color taupé. La inclusión del rojo fue un éxito total.



Y el vestido del final, simplemente perfecto, aunque con un ligero aire a uno que ya usó Kristen Bell. 


Rodarte
Esta pareja de hermanas mezcla muy bien el aire rockero de sus colecciones con un sentido artístico. El resultado esta vez me encantó. Colores neutros y splashes de color exactos. Transparencias y también piel, un poco de todo. 



Detalle de los peinados. Simple y algo desordenado, muy actual.

Michael Kors
Este es el verdadero sportswear y además incluye opciones cómodas y pulidas para la noche. Muy interesante el trabajo del camuflado y, como siempre, muy acertado el uso del color. Me llamó mucho la atención que no hubo nada de verde (el que Pantone dice es el color del año y que llenó su pasarela anterior), pero aún así hay grandes piezas y destaca el trabajo para hombre también.

Hombres impecables y masculinos.




Todos conocemos el gran trabajo de MK con las
 carteras.  Las de esta ocasión son sobrias.

Detalles cuidados, impecables. 

Rachel Zoe

Si, uno de mis placeres culposos es que me encanta Rachel. Todo: su reality, su ropa, su estilo. Y aunque a veces no estoy de acuerdo con sus decisiones estilísticas, hay que reconocer que su ropa tiene una apariencia prolija e impecable, además de aportar la cuota de estilo a cosas que pueden usarse con regularidad. 

Ojo a los pantalones del primer atuendo: rectos y largos, tendencia que vuelve. ¡Y enterizos!


 Proenza Schouler
Prueba fehaciente de que la dupla blanco y negro seguirá vigente todo el año. Como amante del color, hubiera querido ver un poco más, pero no me molesta en absoluto esta paleta. Las faldas lápiz son otra prenda que continuará dominando.




Marc Jacobs
Mi adorado hombre problemático y raro cerró con una pasarela de pijamas, metalizados y abrigos. Las primeras no son de mi agrado, pero me agradaron los colores y las texturas pueden incluso apreciarse en las fotos. Bien por los abrigos, obligados del invierno. 

El vestido largo de la última foto es simple y a la vez exquisito.
 
Oh, Marc, ¡cómo te queremos! :D
Nos tomamos mucho tiempo haciendo este resumen y esperamos que les guste, pero ¿se nos escapó alguno? ¡Cuéntenos! Y no olviden seguirnos en @Moda2_0

NYFW: nuestros favoritos

by on 8:42 p. m.
Por Jeniffer Varela R. La Semana de la Moda de Nueva York (NYFW por sus siglas en inglés) es uno de los eventos más importantes en el mu...