Programas de moda Elle: una opción para aprender ¡online!

La revista Elle y la Universidad Complutense de Madrid tienen abiertas las inscripciones para sus tres cursos online de moda, disponibles en Colombia.

María Elena Villamil y Cali Exposhow: tomarse en serio la industria

Un vistazo a la pasarela de esta diseñadora caleña y a toda la feria Cali Exposhow, a la que Moda 2.0 asistió este año.

Flores para ver a Badgley Mischka

Sí, es algo nunca antes visto: dos egotecas seguidas con Meli de protagonista. Esta vez la ocasión fue el desfile inaugural de Cali Exposhow: Badgley Mischka.

27 de noviembre de 2014

Barranquilla Fashion Week: la "tercera" no fue la vencida

Por Melissa Zuleta Bandera

Vuelve y juega Barranquilla Fashion Week. Cuando apenas estaban anunciando el evento de este año, su segunda edición para ser exactos (la "primera" fue técnicamente un lanzamiento), repetía en mi cabeza "por favor, que hayan mejorado".

Fotos: Carlos Cruz y BQFW.

A diferencia de lo que algunos pueden pensar, no le deseamos fracaso a esta iniciativa. Somos entusiastas de la moda,  por lo que queremos que todo proyecto que nazca en Barranquilla alrededor de esta industria, prospere.

Sin embargo, hay que ser honestos, resaltando lo que valió la pena y lo que hay que lamentar.

Lo bueno

Hay que admitir que fue una grata sorpresa ver en la programación a diseñadores y marcas con renombre, de las que se sabe uno podrá ver prendas de calidad en pasarela, con conceptos claros y definidos, con una narrativa, una voz.

El nombre que más nos alegró leer fue el de Lía Samantha. Luego de su participación en la pasarela Non Stop de Colombiamoda este año, la diseñadora bogotana con raíces en el Chocó ha sido la sensación. Sus diseños mezclan los orígenes africanos con siluetas modernas y se destaca su estupendo uso del color.



En la pasarela barranquillera, Lía Samantha mostró su nueva colección, Color Flow, donde nos mostró más de sus impactantes prendas, elaboradas con todo el cuidado del caso. Fue el cierre de BQFW y no era para menos.


Marcas como Pilatos o Bendita Seas están ya establecidas y organizadas, no es una sorpresa que mandaran prendas bien hechas y con un ADN claro, al igual que alguien con la trayectoria de Ketty Tinoco, que no por nada es conocida como la Dama del Lino.

Bendita Seas.

También disfrutamos la pasarela de Daniella Batlle, quien presentó hermosos estampados propios en siluetas interesantes y modernas. Nos recordó un poco, pero no demasiado, a lo que mostró Polite en Colombiamoda 2013.




Otros que vale la pena resaltar son Mía Mulata by Mónica Matamoros (diseños interesantes y mejor hechos que muchos de los que salieron en pasarela) y los trajes de baño de José Amarís, que se alejaron un poco de lo mismo que proponen todas las marcas de beachwear y propuso un trabajo llamativo a base de tejidos.

Mía Mulata by Mónica Matamoros.

Mía Mulata by Mónica Matamoros.

José Amarís.

José Amarís.

Lo malo

A pesar de que se nota que intentaron mejorar el asunto de los accesos a pasarela dividiendo la entrada y la salida, el equipo organizador aún no logra controlar al público. A estas alturas deberían saber que en esta ciudad la gente tiende a desbocarse (ejemplo: la mayoría de eventos de Carnaval). Continuaron con el formato de desfiles en bloque, y cuando llegó la hora de que el personal dejara la pasarela se formaba un tumulto terrible que volvía todo un caos.

Aún peor era entrar. En vez de una fila organizada, los asistentes se aglomeraban en una masa humana justo en el acceso. Por si no se dieron cuenta, se los explicamos aquí: la gente no se va a organizar sola porque siempre tienden al caos, tienen que imponer autoridad y control sobre el personal que asiste a su evento.

Pero bueno, es mucho pedir considerando que ellos mismos, los organizadores, aún tienen que mejorar: las pasarelas empezaron tarde. El primer día hubo cerca de una hora y media de retraso, y eso es una falta de respeto con los asistentes, así hayan pagado o no por la boleta. De todas formas, seguimos considerando que un evento en el que las boletas se reparten en restaurantes y discotecas no puede exigir mucho de su público.

Y ya hablando de lo que se mostró en pasarela, con algunas excepciones ya mencionadas y otras que se nos escapan, en general la calidad de las prendas, nuevamente, dejó mucho que desear. Nos sigue pareciendo inadmisible que permitan a un diseñador mandar piezas mal cosidas y mal planchadas, habla mal del trabajo de "curaduría" que los organizadores deberían hacer previo a mostrar algo en un desfile, porque ropa de mala calidad no solo hace ver mal al diseñador sino a todo el evento. Como trinó nuestro amigo, el fotógrafo Jose Luis Ruiz: "apoyar la moda no es poner a un diseñador en la pasarela para que haga combustión espontánea". Se necesita selección, disciplina y conocimiento para armar un evento así.

También me sorprendió la cantidad de desfiles que no mostraban colecciones sino prendas sueltas, inconexas, como cuando alguien viene del exterior con una maleta llena de ropa para vender. No eran desfiles de moda, eran desfiles de ropa, y eso no construye industria.

Además, un detalle que tal vez no muchos notaron: en la mayoría de los desfiles las modelos tenían los mismos zapatos, y era claro que los habían llevado ellas mismas. Dejaré que ustedes mismos juzguen eso.

Finalmente, el asunto de la música. Este año nuevamente decidieron incluir artistas para "abrir" cada bloque de pasarelas. Entendemos que es un tema tanto de patrocinio (por parte de Sony Music) como de llamar más público. El problema es que ese hecho le quita la seriedad como evento de moda. No lo decimos nosotras: la comunidad de entusiastas de la moda a nivel nacional vio extrañada -en el mejor de los casos- y horrorizada -en el peor- que un cantante tomara la pasarela como su fuera escenario para un "toque".

El mensaje que la moda no es suficiente, por eso hay que poner a gente a cantar y stands de salas de estética, muebles, constructoras y cervezas. Y eso es algo muy triste. Al menos Cali Exposhow es una feria también de belleza y salud, pero lo que ofrece de estas dos industrias es mucho más que una serie de stands.

Para cerrar, y esto es algo de gusto meramente personal, nos pareció absolutamente horroroso que hubiera lugar en la pasarela para esto:

Drews Male.

En nuestra opinión particular -que es al fin y al cabo lo que refleja este blog- esto no es moda ni es tendencia, es simplemente espantoso.

Como conclusión, nos alegra que se hayan
 visto mejores cosas este año, sí, pero no podemos mentir: todavía falta mucho para consolidar este como un verdadero y serio evento de moda. Suponemos que es mejor ir avanzando de a poco que no avanzar en lo absoluto, pero no se puede tapar el sol con un dedo: el camino que queda es largo.

24 de noviembre de 2014

American Music Awards: nada del otro mundo en la alfombra roja

Por Jen

Ayer se llevaron a cabo los American Music Awards, unos premios que realmente no llaman mi atención como espectadora. Pero por supuesto la alfombra roja es otra cosa, y es la oportunidad de los cantantes y otras personalidades para mostrarse osados y divertidos en torno a la música.


El problema es que, por querer ser osados y divertidos, muchos terminan siendo cursis, ridículos y hasta vulgares. Pero este año salvo un par de casos (porque ni modo que no) los premios estuvieron dentro de lo normal. Diría mi abuelita: "ni muy muy, ni tan tan...".

Pero vayamos al grano para contarles los que a nuestro parecer fueron los mejores, los peores y los que casi lo lograron pero por alguno u otra razón no califican en los dos primeros grupos.

Las mejores

Kate Beckinsale en Kaufman Franco

Esta mujer entra en ese grupo de las que puede ponerse un saco de papas y va a verse fabulosa. ¿Pero saben qué es lo mejor? Que ella lo sabe y aun así se esmera por siempre verse de lo mejor y no dejar nada al azar. Este vestido blanco le sienta como un guante, y aunque para algunos el toque del collar no es del todo acertado, no llega a chocar con la idea del look. Escote que no llega a ser demasiado y un maquillaje y peinado perfectos. Nada que agregar.

Julianne Hough en Zuhair Murad

Una de las pocas que llevó un color vibrante a la alfombra roja. El tono es perfecto para su piel y el vestido tiene detalles exquisitos imposibles de pasar por alto. El maquillaje tiene algo raro pero no es nada del otro mundo y Melissa les manda a decir que ella no sabe que hacer con ese pelo desde que se lo cortó, pero yo creo que la mujer se ve preciosa.

Fergie en Halston Heritage

Bravo, bravo Fergie. Ella normalmente hace buenas elecciones en la alfombra roja, pero este vestido la hace ver radiante y despreocupada. Ojo al detalle dorado del cinturón, que la ayuda muchísimo a definir cintura. Tomen nota: así se luce una abertura lateral en un vestido.

Elizabeth Banks en Peter Pilotto

Amo cuando las estrellas mayores toman esta clase de riesgos y logran verse bien. Y no hablo del riesgo del vestido corto, porque esta no es una gala y sí está permitido, sino del de usar un estampado que puede llegar a ser juvenil pero adaptándolo a cada edad y figura. Aquí el mayor acierto fue el uso de accesorios, limitado a un clutch y unos aretes pequeños, y los zapatos fueron la cereza del helado para un look muy divertido.

Kendall Jenner en Yigal Azroüel y Khloé Kardashian en Versus Versace (tú no, Kylie)

Pus toca agarrar a las Kardashians como un todo porque rara vez posan solas para la foto. En esta ocasión, Kendall se lleva todos los honores conun vestido apropiado para su edad, que esta vez deja algo a la imaginación. El efecto de transparencia y malla muy bien llevado, aunque hubiera preferido unos zapatos más delicados. Khloé también se vio muy bien con un minivestido negro que no necesitaba nada más que esos bonitos 'pumps'. Kylie si se rajó con ese Alexandre Vauthier que la hacía ver mayor que todo el mundo (aunque creo que eso era lo que ella quería).

Las peores

Heidi Klum en Versace

Nuestra vida con Heidi es un sube y baja emocional. A veces tiene unas elecciones que nos dejan sin aliento y otras, como esta, que nos dan dolor de cabeza. Creo que es hora de que entienda que, por más hermosa que se vea, ya no tiene 20 años. Y que su relación con Versace nos hace daño a todos.

Jennifer López en Reem Acra

Y hablando de gente que ya no tiene 20 años...Jennifer López es otra que a la que tampoco le han dado el memo. Ella es hermosa y ya nos ha probado que puede verse fenomenal, pero cuando se pone estas cosas parece que nos pidiera a gritos que le consiguiéramos otro 'boy toy' porque necesita desesperadamente verse sexy. JLo querida, tu eres sexy hasta con jeans, no necesitas exponerte a la burla de esta manera.

Bleona Qereti en no nos interesa

Claramente tuve que googlearla porque no tengo ni idea de dónde salió esta mujer y francamente no me interesa saber nada más allá de que su biografía en Wikipedia dice que es cantante y actriz. Solo diré que todos estamos hartos de los vestidos de malla ordinarios que no dejan nada a la imaginación (y en el que ella además se ve embutida). Pero bueno, no estamos en la gala del Met y ella puede hacer lo que le venga en gana, aunque no entiendo por qué alguien querría ponerse un vestido con el que tiene que meter barriga toda la noche.


Zendaya Coleman en Georgine

A mi me gustan muchas de las elecciones de estilo de esta chica, pero esta vez pecó por exceso. El look original fue presentado en la pasarela sin la chaqueta (que hacía parte de otro atuendo) y tal vez ella no quiso salir muy destapada. Pero erró las proporciones y parece una bolsa de mercado dorada gigante con pelo rizado. Demasiado noventero, demasiado dorado y demasiado adulto para ella.

Olivia Munn en Lanvin

También 'pecó' por el color. Este vestido es un híbrido entre dorado y plateado y eso no nos convence mucho. Además, nadie entendió ese color de labios estilo vampiresa que no le queda nada bien. ¡Siguiente!

Menciones especiales

Lance Bass

Me agrada tener un hombre en la lista para variar, y por eso está aquí. Un look divertido, apenas para la ocasión, con el toque especial del corbatín. ¡Muy bien!

Selena Gómez en Armani Privé (dos veces)

No está en la lista de las mejores porque el primer vestido no nos fascinó. Si bien es lindo y sobrio y tiene un toque de color en los aretes, el escote hace que su busto se vea muy raro y se tira todo el atuendo. Pero la segunda opción le queda como un guante y por eso había que mencionarla.

Rita Ora en Zac Posen

Este vestido lleva la firma de Zac por su gran estructura y le ajusta perfecto, pero el amarillo no es el mejor color para Rita Ora. Encima de que se ve pálida, el maquillador al parecer quiso acentuar la apariencia Drácula en ella y no le puso color en ninguna parte de la cara. Además, el moño de 'acabo de salir de la ducha y no me dio tiempo de hacerme otra cosa' está mandado a recoger.

Mary Lambert

No sabemos quién hizo su vestido, pero hay que aplaudir a esta chica por su personalidad y por escoger algo que le queda tan bien. Es una jovencita de talla grande que no le teme a mostrar sus brazos ni sus tatuajes, y la aplaudimos por eso. El vestido le marca cintura y acentúa su silueta, y los tacones 'nude' encajan perfecto. Lo único que no nos gusta es el cabello, pero Lena Dunham le podría aprender un par de cosas a ella.

¿Se nos quedó alguien por fuera? Pónganlo en los comentarios o hágannos saber a través de nuestras redes: Twitter, Instagram o Facebook.


18 de noviembre de 2014

Los horrores del reinado... en vivo y en directo

Por Meli

Este año, nuestro tradicional post sobre los vestidos de la noche de elección y coronación de la Señorita Colombia tiene un componente diferente: Moda 2.0 estuvo en el evento, y vimos los vestidos en vivo y en directo.

Fui asignada por la casa editorial en la que trabajo a cubrir el Concurso Nacional de Belleza en Cartagena, lo que me dio una oportunidad que este blog nunca había tenido: comparar realidad y televisión.


Lo primero que tengo que dejar en claro, aunque no tenga nada que ver con la moda, es que el auditorio Getsemaní del Centro de Convenciones Julio Cesar Turbay Ayala se ve enorme en televisión, pero en la vida real es DIMINUTO. Me sentí engañada.

Dicho eso, hay que mencionar dos cosas más: primero, ya está bueno de las transparencias y la apariencia de desnudez. Eso solo lo hace bien Zuhair Murad ¡basta! y segundo, la 'talivuelta' y la meneada del vestido como si fuera una pollera de cumbia solo le quedó bien a Taliana Vargas en Miss Universo. Ya no lo repitan más. Ahora si, ¡al ataque!

Antioquia

Si ustedes creen que eso se ve desnudo en fotos, no se lo imaginan en persona. Pensé que a la chica se le iba a ver hasta los malos pensamientos, y no, eso no se ve elegante. Si hubiera tenido toda la falda en los apliques brillantes, hubiera sido un perfecto vestido de reina de belleza. Por cierto, ¿ven que se le hace gordito en la axila? ¡Tenemos esperanza, mujeres!

Bogotá
Esta muchacha salió a la pasarela como un bólido con toda la actitud del mundo y el vestido le ayudó. Técnicamente es un vestido corto con un pareo encima, pero lo que lo hace funcionar es que NO es un vestido de baño enterizo y demasiado subido con un pareo encima, cosa que odiamos en Moda 2.0. Le sirvió la fórmula a la chica, porque resaltaba sus largas piernas, lástima que le robaron la corona de virreina...

Bolívar
 Señor bendito, ampáranos de las faldas de tela de cojín navideño. Es que no se puede describir ese material de ninguna otra forma. Además, en fotos se disimula el armatoste que llevaba debajo, pero en persona (y en video) era imposible no darse cuenta. Al menos supo que debía tapar sus raquíticas pantorrillas, y los cristales del bustier brillaban hermosamente, pero nada compensa la tela, guácala.

Cauca
La hermanita menor de Catalina Robayo Señorita Cauca se fue a la segura: color adecuado para su tono de piel, cristales en su justa medida, abertura en la pierna de un alto que se mantiene decente. Nada para suspirar, pero le funciona.

Guajira
Si alguien describe el vestido, cualquiera pensaría que es un típico traje de gala de reina. Pero no, es un típico traje de gala FEO de reina. La ubicación de los cristales como que no tiene sentido, no le hace ningún favor porque la chica ya es flaquita, y para terminar de rematar, le queda zancón. No es lo peor que hemos visto (nada supera el trapero con cristales), pero feo sí es.

Huila
Alfredo Barraza hizo un vestido absolutamente hermoso (aunque demasiado escotado para alguien con su busto), y después pensó: “le voy a tirar un trapo azul encima para afearlo”. Y así lo hizo. Nunca nadie se tiró un vestido lindo tan rápido, le dicen el afeador de vestidos más rápido del oeste. La niña no se tropezó con ese remedo de estola, que además parece un pedazo sobrante de tul viejo, porque Dios es grande.

Meta
Esta... esta es la joya de la corona. Por ahí escuché que parecía proyecto escolar de niños de primaria con florecitas de cartón y todo, pero eso es mucho decir. Además de que ese amarillo es chillón a más no poder, lo coronó con un cinturón de STRASSSS (sí, léanlo así, STRASSSS) en forma de lacito como para que se lo halen y se le caiga la enorme falda, al mejor estilo de un capítulo de Quiero Mis Quinces o Sweet Sixteen. Además, tras bastidores nos dimos cuenta que la niña estaba de malas con la cola y con los zapatos de estriptisera: una periodista se la pisó y la reina casi se la traga de la ira, y después los tacones se le hundían en un piso irregular (cosa que a ninguna otra de las finalistas le pasó).

Norte de Santander
Este es el vestido más aburrido de la hiszzz... ¿Qué estaba diciendo? Ah, sí, ¡ABURRIDO! Y ni siquiera bonito. El propio vestido meh.

Quindío
Bueno, esto fue interesante. Amo la parte superior, el trabajo es una cosa loca y le horma divino. Pero como no hay felicidad completa en esta vida, le cambiaron la cosa en la falda. En su defensa no es tan fea y tal vez si hubieran mantenido la misma textura que en la parte de arriba, la falda hubiera quedado rígida. Dejémosla en “llevó un lindo vestido”.

Sucre
Esta vieja sabía que iba a ganar. Diablos, todos lo sabíamos. Por ese motivo, yo de ella me hubiera puesto un vestido que pegara más con la corona, pero bueno, no hay que pedirle peras al olmo. Fue de los pocos vestidos hechos por una diseñadora que no se dedica a vestir reinas (Beatriz Camacho), y se nota. Todo el look es más de modelo, lo que tiene sentido porque a eso se dedica la nueva Señorita Colombia. No es la cosa más bella que he visto en mi vida pero se traduce PERFECTAMENTE a la alfombra roja, lo cual lo hace distinto a todos los demás.

Esto estuvo tan interesante que les traigo una ñapa.

Arauca
Cuando lo vi pensé “¡oh, Dios mío, parece de alfombra roja!”, y después me di cuenta de que le quedaba zancón y la falda era de la propia tela que suena “frú, frú, frú” cuando se mueve.

Cundinamarca
El efecto de plata derretida cayendo por todo su cuerpo no me molesta mucho (aunque no dice “reina de belleza” por ninguna parte), pero tengo un SERIO PROBLEMA con sus zapatos de plataforma gigante transparente de estriptisera travesti. Solo le faltaba tener un billete de un dólar adentro y ya, vámonos de aquí.

Tolima

La continuación del Ferrero Rocher. No se diga más.

Valle
Bueno, este vestido es el ejemplo perfecto de la magia y la maldad de la televisión. En persona era una cosa de locos, las lentejuelas brillaban hermosamente y las figuras hacían ver a la huesuda señorita Valle como si tuviera curvas sin verse vulgar. Pero en la TV se vio como un esperpento. Parecía látex rojo barato para un show corroncho de Las Vegas.

Las virreinas universales
Hermosas las cuatro, vestidas de Beatriz Camacho (excepto Carolina Gómez que iba de Jorge Duque). ¿No las podemos reelegir a ellas y ya?


¿Qué tal? ¿Están de acuerdo? ¡Cuéntennos en los comentarios!


12 de noviembre de 2014

¿Y por qué la moda?

Por Jen

Muchas veces nos lo han preguntado: ¿por qué concentrarse en la moda habiendo tanto por hacer en el mundo del periodismo? Melissa yo y yo siempre tenemos la misma respuesta: porque es nuestra pasión.


Hemos tenido suerte con dos cosas: la primera, habernos encontrado para crear este espacio al que le dedicamos el tiempo que a veces no tenemos, recortando las horas de sueño o duplicándonos en los eventos para poder darle sla mejor información. La segunda, somos muy afortunadas de poder tener un huequito en el mundo de la moda con nuestro trabajo, desde el periodismo y la comunicación, para aprender cada día un poco más.

Somos periodistas y abarcamos temas de moda, y recientemente yo me embarqué en la aventura del mercadeo digital para marcas (que me está haciendo aprender cada día más). Pero cada día que pasa nos damos cuenta de también es necesario capacitarse para lograr más cosas, porque la experiencia cuenta, pero el conocimiento adquirido en las aulas también es importante. 

Cosas como esta: estar en un evento como Moda 2.0. ¡La felicidad!
La revista Elle nos contó de sus cursos superiores universitarios y nos pareció una excelente idea porque, como ya les dijimos, en Colombia no existen muchas opciones en este sentido y tener el respaldo de la Universidad Complutense de Madrid es un gran alivio para quienes están interesados en seguir estudiando (hay que admitirlo, la industria ahora está plagada de personal shoppers, coolhunters y demás que estudiaron en institutos que nadie conoce).

Y no solo nos pareció una excelente idea, sino que nos hizo reflexionar (otra vez) sobre nuestro trabajo. Lo que nos hace más felices es que seguimos concluyendo que hacemos lo que amamos y que queremos que la moda sea nuestro pilar de vida por mucho tiempo más. Incluyendo, por supuesto, a Moda 2.0.


El teema es que, si queremos hacerlo, nos toca prepararnos más. Como todas las industrias esta es una muy competida, y para hacerse un lugar hay que ser de los mejores. Hay muchas posibilidades: estudiar en Europa (España e Italia son campeones en este tema) o buscar buenas opciones online. Las de Elle son un gran camino para empezar: cortos, con un precio razonable y desde la comodidad de casa.

Por si se animan, les recordamos que las inscripciones cierran el 14 de noviembre para los cursos de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo, RR.PP, visual merchandising y estilismo, y Marketing Digital de Moda (que me tiene muy tentada por mi trabajo actual). Si quieres más información, les contamos todo en esta entrada de hace unas semanas.

Cualquier duda que tengan, dígannos en los comentarios, o pueden hacerlo en nuestras redes de siempre.

9 de noviembre de 2014

¿Se le puede inyectar estilo al Reinado?

Por Jeniffer Varela Rodríguez

Como siempre lo hemos recalcado cuando hacemos este tipo de post, nuestro blog no pretende convertirse en un sitio para hablar de reinados, pero sí de moda. Por esta razón es que, año tras año, hacemos un recuento de los mejores y peores vestidos de las reinas, con el humor que a ustedes tanto les gusta (admitanlo, les encanta rajar de la gente criticar a estas mujeres).



Pero este año hemos decidido hacer un post extra para compartir una reflexión sobre una nueva táctica que el Concurso Nacional de Belleza ha emprendido en su tarea por 'refrescar' un certamen que cada año atrae a menos público. Como la moda está de moda, el Concurso ha decidido hacer que las candidatas luzcan más estilosas y ha contratado a una asesora para unificar los conceptos de los vestidos.


Es bien sabido que, desde hace algunos años, el concurso proporciona a las participantes un vestuario completo con el fin de 'uniformarlas' y además reducir sus gastos, que ahora se limitan al traje de coronación y al artesanal. Para esta tarea encargan a diseñadores nacionales, que cumplen la tarea de diseñar un atuendo especial para ellas. Pero este año, además, se ha decidido unificar el concepto bajo el nombre de 'Tropical Chic' y decisiones que realmente nos hacen preguntarnos si es posible inyectarle estilo al reinado o si este tipo de eventos tienen un estilo que se podría conservar.

Candidatas en 2011, con sencillos vestidos blancos resaltados con collares llamativos.
Si bien es cierto que muchas de las elecciones de los diseñadores para las reinas son desacertadas, hay que tener en cuenta la dificultad de esta tarea: hay que diseñar para una veintena de mujeres con cuerpos distintos (aunque todas delgadas), diferentes estaturas y rasgos. Entonces, la labor de hacer algo que les quede bien a todas es bastante complicado. Si a eso le sumamos las condiciones climáticas de una ciudad como Cartagena, el reto es aun mayor.

Hace algún tiempo nos declaramos fans enamoradas de Lia Samantha. Y miren lo lindo que le queda el turbante a la Señorita Valle. A Atlántico no le fue tan bien...y ese es el problema.

Año tras año vemos buenas y malas opciones, pero uno pensaría que este año la cosa iba a mejorar gracias a la sonada asesoría que el concurso anunció para las candidatas. Pero, al menos para nuestra opinión, el resultado no ha sido el deseado. Esto tiene una sola razón: los concursos de belleza son un universo que creció bastante separado del mundo de la moda. En algún momento pueden llegar a cruzarse, pero cada uno tiene sus lineamientos bastante distintos.
Este vestido estampado de Beatriz Camacho es un acierto: muestra
la figura y tiene un estampado interesante. ¿Pero saben por qué? Porque ella conoce bien el cuerpo femenino.
Mientras que la moda celebra las individualidades y se adapta a diferentes tipos de cuerpos, tallas y personalidades, la mayoría de los vestuarios para concursos de belleza tienen una finalidad: resaltar los cuerpos de las candidatas. No estamos diciendo ahora que solo las vamos a vestir con piezas ajustadas, pero en los conjuntos esa debe ser una de las características.

Esto es definitivamente 'Tropical', pero no podemos decir que es 'chic'.
Las modelos son una cosa y las reinas son otra distinta. Unas no quieren ser como otras, y viceversa (aunque en contadas ocasiones la transición ha funcionado). Por eso es que las reinas caminan, se comportan y se visten diferente a las modelos ante las cámaras.

Entonces ¿de qué nos sirve ponerles bermúdas a estas mujeres con camisas holgadas? Puede ser un buen atuendo de domingo, pero no para un reinado. ¿Por qué ponerles un vestido que parece un disfraz de flapper si unas son más bajas que otras y no se verán también? ¿Para qué ponerles una camiseta de Profamilia con una maxifalda de rayas que en conjunto se ve saturado?

Este es un look 'chic' pero ¿apto para un concurso de BELLEZA?
Es válido que en todas partes se hagan esos experimentos, pero para nosotros, es una pérdida de tiempo en potencia. Porque si bien es cierto que algunos intentos resultan muy bellos, como el trabajo de Luiza Pino en un vestido que lucieron este año, hay otros que visualmente no se ven tan bien. No podemos olvidar que es un conjunto y que tenemos que pensar en vestirlas a todas y no a una sola.

Este vestido, diseñador por Luiza Pino, es uno de los aciertos de este año.
¿Debemos seguir intentando ponerles más tendencias a estas mujeres? Tal vez, pero en una justa medida que conserve la esencia de lo que fueron a hacer a Cartagena. Puede que siga el trabajo con los diseñadores, pero sí debería ser más cuidadoso con esos detalles y poder ponerles esos pequeños toques aquí y allá para que todas se vean favorecidas.

Mismo evento y vestuario diferente con un año de espacio.
¿Qué tenían de malo los pantalones del año anterior?
Y por sobre todas las cosas, si se va a hacer una 'asesoría', no debería ser bajo conceptos inventados y repetitivos, porque como comentó nuestra amiga Diana Isa Jaraba, "el mismo discurso solo funciona las primeras diez veces, de ahí en adelante cansa". Y además, pensemos ¿de qué sirve tratar de vestir a estas mujeres con lo último en tendencia (así no les quede bien) si van a tirar todo eso al traste en la noche de coronación? Ahí sí quiero ver a los asesores de moda rascándose la cabeza, solo porque no han entendido que no es lo mismo vestir a una reina que a una actriz para la alfombra roja y que lo máximo que se puede hacer en el primer caso es que, como dice Meli, el vestido grite 'Miss Universo' y no 'Reinado de la papa'.

Como siempre esta es nuestra humilde y extensa opinión, pero si ustedes quieren seguir con el debate los invitamos a comentar por aquí y en nuestras redes sociales: Facebook, Instagram y Twitter.

¡Nos vemos en la noche de elección y coronación! :P

Twitter Facebook Delicious Digg Stumbleupon Favorites More