Modo Rosa, Converse y un poquito de 'Girl Power'

El rosa ha sido el referente de las mujeres durante mucho tiempo, y es el referente de uno de los proyectos más poderosos que hemos conocido en los últimos años.

Los People's Choice Awards y uno de los mejores looks de JLo

Hubo cosas de las que teníamos que hablar, para bien o para mal, y aquí se las presentamos.

Los Golden Globes abrieron por todo lo alto la temporada de alfombra roja

Fue un bellísimo desfile de colores, brillo y elegancia que nos da esperanza para el resto de galas que nos esperan en el 2017.

18 de febrero de 2017

New York Fashion 2017... ¿la pasarela se transforma?

Por Jen

Además de la Semana de Alta Costura, uno de los eventos que más disfrutamos reseñar en este blog es la Semana de la Moda de Nueva York, o NYFW (como muchos la conocemos por sus siglas en inglés).Y aunque este año las propuestas fueron buenas y mantuvieron el nivel al que estamos acostumbrados, es inevitable notar los cambios que ha sufrido esta cita de la moda.


Para empezar, muchos medios han reseñado la ausencia de grandes marcas y nombres, que cada año se siguen retirando de la Gran Manzana bien sea para trasladarse a otras ciudades (como es el caso de Tommy Hilfiger, que se trasladó a Los Ángeles, y otros como Vera Wang y Rodarte, que decidieron llevarse sus pasarelas a París), o para cambiar de formato. Y eso nos lleva al segundo punto y al título de este post: la transformación de la tradicional pasarela como la conocemos.

Así, muchos de los diseñadores han decidido que un desfile ya no es suficiente. Que una seguidilla de celebridades en sus 'front rows' no va a cambiar la recepción de sus marcas y que, sobre todo, el formato del desfile no llega a las personas que debería llegar. En esta edición de NYFW, muchos nombres que decidieron seguir presentando en la Gran Manzana lo hicieron a través de instalaciones o exposiciones, como Zac Posen que, aunque no está entre nuestros favoritos de la temporada, merece una mención especial por romper el molde.

Y dejando esa 'tendencia' al lado, también nos encontramos algunas más que impactarán la próxima temporada y que, en algunos casos, ya lo están haciendo: los 'power suit' en sus diferentes versiones son solo un ejemplo. Veamos qué otras cosas pudimos encontrar entre nuestros favoritos:

Monique Lhuillier


La prueba precisa de lo que hablamos. Una marca que tradicionalmente se distingue por desfiles lleno de glamur y brillo decidió esta vez transmitir su esencia a través de imágenes estáticas. Y fue un ejercicio bastante interesante porque, al menos en esta ocasión, nos permitió apreciar la belleza de las prendas aislando cualquier cosa que pudiera haber alrededor. La propuesta se enmarcó dentro de la tradicional estética de Lhuillier: vestidos llenos de detalles, bordados y brillos que relatan a donde quieran. Esta vez, la novedad se reveló del lado de los complementos, como chaquetas espectaculares que por si mismas son una belleza.

Jason Wu


Este es un nombre que cada vez escuchamos más y, por supuesto, mucho de eso se debe a Michelle Obama. A quien también creo, Wu le debe un poco el haber 'bajado' su tono hacia una estética más lady. Es suficiente con ver de las más de 30 salidas que presentó, nuestras escogidas hayan sido vestidos. Todos diferentes en estructura y texturas, y además jugando con una paleta de color muy interesante. Por supuesto, hubo 'suits' y dentro de estos, un abrigo rojo poderoso que necesito para vivir.

Derek Lam 


Tal vez una de mis favoritas de la temporada, porque resume perfectamente el concepto de Ready to Wear. El diseñador, que siguió optando por desfile pero lo movió a un espacio distinto a la pasarela tradicional, presentó una seguidilla de piezas que nos dejan 'ready' casi para cualquier ocasión. Pantalones, faldas, sweaters, chaquetas, todo estuvo allí, con un respeto espectacular entre los neutros pero también combinaciones atrevidas, como el rojo con morado y otros más. Toda su ropa lleva ese aire 'cool' que encanta a las fashionistas, pero que deja ver que cualquiera puede usarlo y apropiarse de él.

Oscar de la Renta 

Los periodistas que cubrieron el desfile hablaron de algunos problemas logísticos al inicio, pero parece que nada de eso se reflejó a la hora de hablar de las piezas que presentaron Laura Kim y Fernando García en su debut con la firma, en la que ya habían trabajado antes de que el famoso diseñador dominicano falleciera. Y aunque hicieron algo bastante inusual (presentaron también la colección de Monse en el mismo lugar), la sacaron del estadio en su tarea de refrescar la marca.


Para los que conocemos y amamos la belleza clásica en el trabajo de De la Renta, fue un gran alivio saber que esas piezas fueron respetadas. Vestidos y conjuntos de dos piezas ultrafemeninos fueron los protagonistas, con detalle que hicieron que lo más jóvenes voltearan a mirar: lentejuelas, plumas en las faldas, escotes intervenidos. El único reparo que podría haber de esta colección es que fue demasiado larga (51 looks en total), lo que resultó en alguno estilismos bastante parecidos. De resto, amor puro.

Marchesa

 
Y siguiendo con las 'viejas confiables' llegamos a Marchesa, que muy rara vez decepciona y por supuesto este no fue el caso. Los que conocemos la marca sabemos que aquí podemos encontrar, como en Monique Lhuillier u Oscar de la Renta, una estética establecida. Femineidad, glamour y sensualidad a manera de provocación son las banderas de la marca que esta vez convirtió a sus modelos en flappers modernas usando borlas de colores que se movían increiblemente. Por supuesto también hubo mucho tul, acompañando sus transparencias y convirtiendo a la chicas en princesas con faldas enormes. Todo estuvo allí y siempre es maravilloso de apreciar.

J Mendel 

 
Magia pura en todas sus proporciones. A veces J Mendel suele desordenarse y mostrar una seguidilla de cosas bellas, aunque sin mucho sentido. Y esta vez, ¡se concentró pero con toda! Fue realmente hermoso ver vestidos ensoñadores hechos aun más poderosos con 'statement furs', cuellos, chaquetas y boleros. La paleta de color, que se movió entre los cobrizos y el gris, nos recordó un poco a esa mujer elegante de antaño, esa que en algún momento todas quisimos ser. Bueno, yo sigo queriendo serla.

Jenny Packham 

Esta diseñadora británica es otra de las que conoce al dedillo a su público y su estética, pero que al mismo tiempo no le da miedo poner algunas cositas diferentes aquí y allá para que su propuesta se enriquezca en cada temporada. Al ser consultada sobre su idea, aseguró que todo se trataba acerca de lo que es ser británica, tomando referencias del punk y otras corrientes, pero para mi fue un mensaje de 'girl power' de principio a fin.


Esta vez, Jenny quiso que sus chicas fueron un poco menos princesas y un poco más mujeres de ciudad, lo cual es completamente coherente con el momento que estamos viviendo. A sus habituales vestidos hiperfemeninos les puso chaquetas de motociclista, cortes laser en cuero y camisetas, de seda por supuesto. También añadió medias de malla y su confiables Louboutin, que completaron la idea para las chicas que quieren encontrar un punto medio entre la fuerza y la belleza.

Prabal Gurung 

Precisamente ayer, antes de escribir este post y ponerme al día con los desfiles, Melissa y yo hablábamos de la tal 'revolución de la belleza' que propone Vogue en su portada de marzo. Una de las cosas que dijo fue que "cuando mujeres como Ashley Graham no sean la excepción en una pasarela, podemos hablar de revolución". Y es supremamente grato ver hacia donde apunta el camino, precisamente a eso. O al menos a ese camino apunta Prabal Gurung, que se animó a tener dos chicas de talla grande en su pasarela, lo cual lo hizo rockear aun más.


La ropa fue una seguidilla de vestidos sencillos con toques cool, como los cinturones y los metalizados. En algunas piezas añadió boleros, en otras, cuellos altos y mangas campana para un toque 'retro'. Y al final, como lo hizo con las modelos, un 'statement': varias de ellas salieron a la pasarela llevando camisetas con mensajes: 'Soy un inmigrante', 'El futuro es femenino' y por supuesto, la que él llevaba: 'Así es cómo se ve un feminista'. Definitivamente, es tiempo de alzar la voz.

No olviden que nos pueden contar si creen que alguien se nos quedó por fuera. Y tampoco se olviden de que ya casi vienen los Óscar y pueden seguir nuestros comentarios en vivo a través de Twitter, además de estar pendiente de Facebook e Instagram para ver nuestra selección. ¡Nos leemos pronto!



13 de febrero de 2017

Y pues… hablemos de los Grammy

Por Jen


Esto cada año se pone peor. Cada año, por los últimos cinco que hemos escrito de los Grammy, las cantantes se esmeran menos o se vuelven más locas, ninguna de las dos cosas nos cuadra.

Estos premios tienen una particularidad: el dress code es bastante flexible, porque en realidad no se trata de drama, como en los Óscar, sino en verse cool. Se supone que a los Grammy va a la gente con más onda en el mundo… pero nada que nos sorprenden. Este año, como dijo Melissa, absolutamente nadie fue bien vestido. Por eso decidimos no hacer nuestra lista de mejores y peores, sino hablar de las que había que hablar. Para bien o para mal… allá vamos.

                                                    Beyoncé en Peter Dundas (dos veces)

Por supuesto, la más esperada de la noche no pasó por la alfombra roja (se llama hacer crecer la expectativa, people). Todos esperábamos a Queen B con algo espectacular, pero creo que esto nos dejó con la boca abierta y no necesariamente para bien. En el escenario, la cantante nos mostró todo el esplendor de su embarazo en un conjunto de tanga dorada y luego una especie de manto/bata/vestido con una cantidad de pedrería dorada que no sería raro verle en otras ocasiones.

Pero la cosa se puso ‘hardcore’ cuando nos dimos cuenta de las verdaderas intenciones de Bey: una presentación que fue una oda a la maternidad, con ella como diosa principal. Sí, resultó recargado, pero nos puso a pensar a todos en la iconografía que esta idea trae encima. Hubo quienes mencionaron a Oshun, la diosa de la fertilidad africana, otros a deidades indias, otros a la Virgen María… siempre se agradece un ‘performance’ que lo ponga a uno a hacer la tarea, aunque bastante aburrido sí fue.


Para el final, después del velo y la tarjeta dorada y todo eso, Beyoncé viajó al mundo de los mortales con un vestido de lentejuela y escote rojos, también de Peter Dundas, al que solo le sobraba el collar.

Jennifer López en Ralph & Russo

Un vestido típico de JLo… escotazo, abertura en la pierna, un poco de drama. Le hubiera perdonado hasta el color lilita si no me hubiera desviado la atención esa maraña de tul que tiene en su cuello. Ese estilismo hubiera estado mucho mejor, con todo y tul si ella tuviera el cuello más largo y se hubiera recogido el cabello. Pero no, estamos presenciando como se la traga esa cosa que lleva en el vestido.

Adele en Givenchy 

El vestido es una adaptación de la última colección de la firma que, francamente, pierde bastante de su intención original. Según Pantone, el verde es el color del año pero no estamos enamoradas de Adele en este look. Le pusieron tanta cosa para hacerlo acorde a ella que casi terminan jalándose un Frankendress en toda regla.

Demi Lovato en Julien Macdonald 
Demi no lo hizo tan mal esta vez, un vestido dorado con un escote atrevido (ya lo ha intentado otras veces y este es su mejor intento), pero ese pelo me quita las ganas de vivir. O mejor dicho, me dan ganas de matarlo. Entiéndanlo de una buena vez: hay pelos largos bonitos, pero el pelo debajo de la cintura no entra en esa categoría. Se ve feo. Punto. ¿Dónde quedaron mis tijeras?

Heidi Klum en Philipp Plein

Logró lo que ninguna otra: verse realmente cool. Este look es joven, tiene onda, tendencia y es divertido. Pero le faltó el centavo para el peso y en este caso fueron dos: ese vestido está tan corto que seguro no se pudo agachar y ¿de dónde sacó esos zapatos tan feos?

Katy Perry en Tom Ford 

Desastre. El nivel hubiera bajado si la falda de plumas fuera mucho más corta (hasta arriba de la rodilla, tal vez), pero creo que ni así se salvaría. Es una mala combinación de pelo muy amarillo, vestido muy brillante y una idea muy, muy fea. Es como si la parte de arriba quisiera ser un astronauta y la de abajo, un aparato de esos de limpiar chimeneas.

Lady Gaga en Alex Ulichny

En el Super Bowl la criticaron por su ‘barriguita’ y ella dijo “¿saben qué? ¡Ahora me van a ver todo lo demás!”. Esto no sabemos si está bien o mal, porque es un regreso a sus disfraces de siempre, cosa que siempre es riesgosa porque uno no sabe con qué va a salir. Ella ya es un caso perdido así que… ¡siguiente!

Rihanna en Armani Prive 


Como por variar, ella abaratando cualquier cosa que se ponga encima. Esta falda es una de las cosas más lindas que he visto, como cualquier cosa de Armani, pero ¿por qué tenía que combinarla con ese crop top? ¿Para combinarlo con el tatuaje más corroncho de todos los tiempos? Pareciera que venía del gimnasio y solo encontró la falda, y como era negra dijo ¡combina!

Taraji P. Henson

Esto es todo lo que está mal en el mundo. Peinado de estúpida, cejas supercargadas y un vestido que tiene de todo y además está mal ajustado. ¿Por qué, Taraji?

Solange Knowles en Gucci

A ella siempre le va bien con eso de ser cool, y en esta ocasión casi lo logra, pero a ese vestido le sobra el bolero de la manga, que parece que estuviera lista para planear por los aires. Pero para eso se necesitan los dos brazos… olvídenlo, ustedes me entienden.

Paulina Rubio

¿Saben qué? Paulina Rubio se veía cool. Con todo y sus ‘granny panties’, su desnude y sus botines pesados. Se veía cool porque le salió bien el intento de rockera. Es un look que se ve bien pensado y ejecutado, y además se complementa bien con peinado y maquillaje. Bravo Pau, salvaste la patria.

Nosotras no creemos, pero ¿nos faltó alguien? Diganlo en los comentario. Ya sabemos que toda estamo esperando con ansias los Óscar... 

9 de febrero de 2017

Tips para encontrar la falda que mejor te queda

Por Jen


En materia de vestuario no hay una prenda más femenina que una falda. Desde el inicio de los tiempos ha representado a la mujer y su coquetería y vanidad (de la sana, ojo con eso). Sin embargo, cuando tocamos este tema pasa algo muy similar que como con los jeans: nos encantan pero no sabemos cuáles son las que nos quedan mejor.

Pero, igual como nos pasa como con los jeans o cualquier otra prenda, no hay que desfallecer en la búsqueda de la o las que nos queden perfectas. Solo se trata de aprender a conocer nuestra figura y lo que va bien con ella: largos, siluetas, estampados… todo suma a la hora de escoger algo que nos quede bien y que además nos haga sentir cómodas y bonitas.

Estoy lista para las piedras con lo que voy a decir, pero creo que antes de seguir hay una cosa que hay que dejar clara. A la hora de usar falda, es importante tener en cuenta la relación del largo con la ocasión y también la edad. Sí, la edad. No le estoy diciendo vieja a ninguna, pero no hay nada más feo que ver a una persona tratando de ser lo que no es, por lo tanto… nada más maluco que ver a una mujer madura tratando de entrar en ropa de adolescente. O como decía mi abuelita: “cuando los años suben, el largo de la falda tiene que bajar”. Y en cuanto a la ocasión, el consejo es evitar las faldas demasiado cortas en ambientes corporativos y formales. Y además, por comodidad no es tampoco una buena idea. Bastante fastidioso que es tener que estar bajándose la falda todo el tiempo. Créanme, me pasó una vez y casi me vuelvo loca.

Además de esa regla ‘general’, aquí hay unos consejos que pueden ser útiles para encontrar la falda que mejor te queda y ajustarla a tu tipo de cuerpo:


Las faldas lápiz
Victoria Beckham ha hecho de las faldas lápiz parte de su 'siganture look'
Comencemos por las más complicadas, que pueden funcionar en casi todas las figuras si las llevamos con cuidado. El secreto de una buena falda lápiz, o tubo, está en el ajuste. Déjales las de algodón elástico a las chicas más delgadas y si tienes muchas curvas, concéntrate en un material un poco más rígido y con estructura, así como un color sólido. Estas faldas son excelentes para la oficina en cualquier tono, pero recuerda que lo ajustado las hace muy ‘reveladoras’, así que asegúrate de que tu ropa interior no permita que nada se vea. Tip: una prenda de control puede ser la solución. 

¡Luzcan sus caderas con orgullo!
Ahora, las más 'curvy' pueden sentir que las hace ver más grandes, pero ese no es el caso. Tomen el consejo de una mujer caderona: si saben darles balance, se ven excelentes. Yo tengo varias faldas de este tipo y las amo con todo mi ser.

Las maxifaldas

También nos encantan, especialmente para ese aire relajado y medio ‘hippie’ que traen los fines de semana. Sin embargo, pueden ser una alternativa para el día y día si las sabemos combinar. Si no eres tan alta, busca una que te quede a la cintura y añade tacones para verte más estilizada. Opta por un material ligero para los fines de semana y algo más sofisticado para, tal vez, ir a la oficina. Eso sí, alta o bajita… jamás dejes que se te vean los pies. No, no y no (aplica también para los vestidos de noche).


Para añadir volumen
Emily Ratajkowski casi no tiene cadera, pero sabe sacarse partido
Las chicas que tienen silueta rectangular o de triángulo invertido tienen un gran aliado en dos tipos de falda: las globo y las de silueta en A. Mientras que las primeras no son muy populares por estos días, las segundas han llegado para quedarse. Sea de largo ‘midi’ o un poco más cortas, crean esa sensación de balance entre las dos mitades del cuerpo. Si sientes que quieres añadir un poco más de volumen visualmente, busca estampados.

El largo de la elegancia
Hace tiempo bautizamos a Jessica Alba "la reina de las faldas midi"
'Midi’ es un término que llevamos bastante tiempo escuchando. Este largo de falda, debajo de las rodillas, ha cobrado fuerza porque puede ser tanto casual como elegante y siempre resulta apropiado, además de que se ve bien en cualquier silueta. Mi favorita es la falda en A. Con una prenda de este largo tienes un tesoro, porque puedes llevarla a una infinidad de ocasiones y siempre se verá bien.

Cuidado con la tela
Oigan, en serio. Forrado no es igual a lindo.
Ojo, por más que los vestidos y faldas de algodón supremamente ajustados estén de moda, no son para todo el mundo. En primer lugar, esta tela no es la mejor para esconder esas cositas que no queremos que se vean, así que los rollitos, la ropa interior y las marcas de celulitis (no es exageración) se pueden ver. Evalúa si es la mejor opción para ti. Si puede usarse con una prenda debajo (los pantalones cortos con control de abdomen son lo mejor para eso), perfecto. Si no, sigue buscando…

6 de febrero de 2017

Lopalemo, marroquinería con alma embera

Por Meli.

Fotos: cortesía Lopalemo y yo.
Si son lectores asiduos de este blog tal vez recuerden una foto de Street style de Plataforma K 2016 de una joven en un look en plata y negro que llevaba un bolso amarillo con un tejido de mostacillas.

30 de enero de 2017

SAG Awards 2017: algunas luces en un mar de bostezos

Por Jen 

Fotos: E! Online y Vanity Fair 
Hay que decir que esta edición de los SAG Awards nos dejó más alegrías que tristezas. Mientras hacíamos el cubrimiento vía Twitter, comentaba con Melissa que aun una hora después de iniciada la transmisión no había llegado todavía nadie que nos quitara el aliento: una estrella en un vestido espectacular. 

Y llegaron algunas, pero no fueron suficientes. Fue un gran mar de bostezos y decepciones de gente a la que queríamos ver despampanante y nos salió con un chorro de babas (sí, es contigo, Emma Stone). Entonces, tratando de hacer nuestro habitual filtro de lo que fue memorable y lo que no, les presentamos nuestra selección, esperando que nos vaya mejor en los Óscar. 

Las mejores

Nicole Kidman en Gucci
Cuando la vi llegar pegué un grito y le avisé a Meli, que estaba pendiente de la transmisión de Miss Universo (porque de eso también querían post, ¿o no?). Son guacamayas. Guacamayas con plumas, lentejuelas y canutillos. ¡Y la mujer se ve como un millón de dólares! Algunos dijeron que era demasiado, ¡pero para eso son este tipo de vestidos, para hacer una declaración de moda! El verde se ve hermoso en contraste con su tono de piel, y es la cuota de drama que todos necesitábamos para salvar esta noche. Ahora, como dijo nuestra amiga Diana Lunareja, hubiera sido perfecto si le hubieran dejado la caída limpia. Pero te amamos, Nicole. 


Natalie Portman en Dior 

Meli dice que es demasiado y se veía aparatosa, pero yo creo que se veía absolutamente regia. Una silueta complicada porque podía verse más ancha de lo necesario por su embarazo, pero logra verse imponente. Maquillaje y peinado perfectos, accesorios en su punto. Hermosa. 

Michelle Dockery en Elie Saab 

¡Ay, pero qué bellos son los riesgos! Michelle fue la primera que llegó de rayas a la alfombra roja y nos dio vida. Tomen nota, mujeres de piel ultra-blanca: los tonos vibrantes son una de sus mejores armas a la hora de destacar. El tipo de escote le favorece porque no hace que sus brazos se vean extremadamente delgados, y mantuvo lo demás simple, para darle todo el protagonismo a ese vestidazo. 

Octavia Spencer en Tadashi Shoji 

Hay mujeres que parecen vestidas por el enemigo. Octavia, en cambio, tiene CLARÍSIMO que Tadashi Shoji es el ser que más la ama en esta vida. Siempre apropiada para su figura plus size, siempre adecuada y hasta balanceada en riesgos. Sí, el negro es un color seguro, pero ¿díganme si no tomó la iniciativa con transparencias y peplum? Si tuviera que criticarle algo (que no quiero porque la amo) sería que el maquillaje fue muy 'uniforme' con el resto del look. Hubiera sido más chévere ver algo más natural o, por qué no, unos labios en contraste. 

Felicity Huffman en Antonio Grimaldi

Como dijo Melissa, a esta mujer hay que darle un premio solo por sus elecciones de alfombra roja. No contenta con ser una de las más top en los Globo de Oro, se lució con este modelito ajustado en color rosa pálido, que le queda como un guante. Y como ella sabe que ya no tiene quince años pero se vale ser audaz, incluyó detalles de ligeras transparencias que la hicieron ver maravillosa. Te queremos, Felicity.

Mayim Bialik en Miri Couture

Mayim es el ejemplo perfecto de cuando no muestras demasiado pero aun así te ves espectacular. Su religión no le permite mostrar demasiada piel, así que optó por un vestido con mangas con el que logra un gran balance. Se ve elegante y linda, honestamente creo que este es su personal best

Yara Shahidi en Naeem Khan 

Vean aquí a una fashionista en formación. Esta chica llevó la mejor definición de 'apropiado para tu edad' y además se vio radiante en este vestido que es bastante difícil de llevar, tanto por el estampado como por la silueta. Se ve, efectivamente, como una adolescente de 16 años divirtiéndose con lo que lleva puesto y sin querer verse mayor, ni ultra sexy ni recargada. 

Peores

Emma Stone en Alexander McQueen 

Esto me duele, de verdad me duele tanto que creo que se me escapó una lágrima. ¿Cómo es posible, Emma, que en la temporada de premios en la que estás opcionada a llevártelos todos y por ende en la que más debes brillar, nos salgas con este chorro de babas? En los Globo te pusiste un vestido al que le faltó fuerza, pero ahora saliste con un frankendress que es simplemente feo. Parece que se lo hubieran rasgado para dejarle ver el body que llevaba debajo, y que dicho sea de paso también era feo. Todavía creemos en ti, por favor no nos decepciones en los Óscar. 

Salma Hayek en Gucci 

Salma fue a los SAG disfrazada de niña de cinco años lista para ir a la fiesta de su mejor amiguita. Además, no tuvieron ni la decencia de ponerle una flor de rosado bonito, sino una cosa que parece que se estuviera marchitando. 

Kerry Washington en Cavalli Couture

Ese vestido se estaba tragando a Kerry Washington. Eso opina Melissa y estoy de acuerdo. Además, se nota que pesaba como mil kilos y por eso en la foto parece que estuviera aguantando la respiración. 

Julie Bowen en J Mendel 

No, Julie Bowen, no te queremos ver el aquello. No te queremos ver la ilusión del aquello. Y tampoco te lo queremos ver en una tanga dizque nude que se te ve a kilómetros. Mis ojos se fueron tanto hacía allá que ni siquiera noté que llevabas peinado de estúpida. 

Kaley Cuoco en Marchesa 

A ella la vistó Brad Goreski. Ya por ahí empezamos mal. Y siguió con que ella quería verse como una hadita del bosque, pero parece que quiso que la hadita se fumara un porro y terminara viendo colores. Además, ¿pueden explicarme esa tira totalmente innecesaria que lleva en el escote?

Gwendoline Christie en Vivienne Westwood

Esta mujer es tan alta que no tiene necesidad de camuflarse, siempre destaca. Pero nunca se le da la gana de destacar por nada bueno, sino por estar llevando una bolsa de basura con lentejuelas que le puso Vivienne Westwood. Y como si ya todo no se viera lo suficientemente pesado, le sumó botas negras al modelito. Si buscas "exageración" en el diccionario, te aparece su foto. 

Kate Hudson en Dior

Yo había pensado ponerla en las menciones especiales porque me parece que tomó un riesgo y se fue por lo opuesto de la bomba sexy que siempre propone. Sin embargo, Meli dice, con razón, que ese vestido tiene de todo y no precisamente en buenas proporciones: capa, lentejuelas, una flor, boxers exuestos, transparencias, 'cut-outs' y además se le veía el 'underboob'. Solo le faltaba un farol a este frankendress.

Menciones especiales

Janelle Monae en Chanel 

Yo no soy fan de Chanel y todos ustedes lo saben. Pero amo la manera en que Janelle Monae le pone estilo a todo. Nadie más puede hacer cantar este vestido como ella, pero la embarró con el peinado de french poodle


Thandie Newton en Schiaparelli


Un vestido interesante, romántico y bellísimo. Es Schiaparelli y eso es suficiente que decir. Y hay que anotarle a la chica que lo lleva con toda la actitud... pero el largo es confuso y no sabemos si debía ser más corto o taparle los zapatos.

Taraji P Henson

De la cintura para abajo, perfección. Hacia arriba la cosa se pone tan desnuda que se ve vulgar. Taraji, no nos interesa ver el aquello de Julie Bowen ni tampoco las dos tuyas. Y ya que hablamos de cosas que no queremos ver, ¿alquien me explica los dos lazitos heredados del coronel Sanders?

Sofía Vergara en Zuhair Murad 

Cada día que pasa, Sofía le va dando una oportunidad al cambio. No siempre le va bien, pero a veces le resulta, como en esta ocasión. El escote recto le da balance a su silueta y el trabajo de detalle es muy bello, pero no podemos dejar pasar que no era el largo correcto para el evento. Sorry. 

Claire Foy en Valentino 

De un vestido rosado brillante a un vestido rosado con una capa de tul arriba. Este es otro vestido que funciona de la cintura hacia abajo, porque la parte superior parece mandada a hacer por las monjas con las que estudié la primaria. ¿Alguien me explica ese cuello?

Ariel Winter en Mikael D 

Ella quiere ser una Kardashian, básicamente. Lo que no ha entendido es que las Kardashian son fatales y que hay formas de verse sexy más allá de forrarse en lentejuelas. Se ve asfixiada e incómoda, además de mayor. Y eso que solo tiene 19 años... 

Sophia Bush en Marchesa

¡Perfección!...si le cortas la cabeza. ¿Qué es esa sombra fucsia, por Dior? Parece que tuviera una infección ocular.




Twitter Facebook Delicious Digg Stumbleupon Favorites More