Por Jeniffer Varela R.

Hace aproximadamente un año, escribimos un post sobre el lanzamiento de un nuevo evento de moda en la ciudad, llamado Barranquilla Fashion Week. Allí expusimos varias de nuestras preocupaciones, desde la gran expectativa que genera su nombre (mal utilizado por demás) y los errores que había en cuestiones de parrilla. Pues bien, el 2013 fue el año en que se llevó a cabo el evento como tal, durante dos días, en el Salón Jumbo del Country Club. Y tristemente quedaron más preguntas que respuestas satisfactorias en el aire.

Fotos Juan Manuel Maldonado, Melissa
 Zuleta y Orlando Amador. 
Comencemos por aclarar que Meli y yo solo pudimos estar en uno de los dos días del evento. Además, habíamos hablado con los organizadores previamente y parecía que algunas de las cosas que habíamos lamentado en la edición del lanzamiento no se repetirían. Pero hablemos en concreto del día en que estuvimos y otras cositas.

La entrada al evento no fue complicada, recogimos nuestras acreditaciones sin problema y comenzamos a recorrer los stands, en los que vimos algunas cosas interesantes, como la propuesta de Mary Senior y su marca de accesorios Libre Colibrí, las carteras de Thiana Funez y la ropa de Laura Riquett. Estas tres llamaron nuestra atención por tener una calidad destacable y una cuota de innovación que siempre es importante en este tipo de eventos (los bolsos de Thiana, por ejemplo, tienen un trabajo a mano del cuero que es realmente un deleite). Nos pasó también con la marca RetroChic y los accesorios de Orlando González inspirados en el Carnaval, aunque ya conocíamos el trabajo de ambos.

Libre Colibrí, una marca de accesorios muy atractiva. 

 

Bolsos de Thiana Funez. ¡Los quiero!


Propuestas familiares: 0511, de Orlando González y RetroChic
Claro que en los stands también había centros de estética (nunca apoyaré esa mezcla) y otras marcas de vestidos de baño y ropa casual que repetían lo mismo de lo mismo. Encontramos, incluso, una marca llamada Bodouir, de Sergio Barbosa. Nunca supimos a ciencia cierta cual era el papel del presentador en la marca, pero la foto habla por sí sola del producto.


Las pasarelas fueron otra historia. Estaban organizadas en bloque, lo que al principio no comprendimos, y trataban de incorporar el concepto de artista en pasarela (al mejor estilo Victoria’s Secret Fashion Show). Cuando comenzaron, entendimos la razón: falta de propuestas, por lo que resultó una seguidilla de minidesfiles de aproximadamente doce looks cada uno que, entre otras cosas, dejaron mucho que desear.


Entre las propuestas que vimos estuvieron Studio F, Velez, Mantra 3.0, Alitza García, Walter Egea y Dolmen. Las describo tal cual lo hicieron ellos porque de las dos primeras no hay mucho que decir y de las demás, es poco lo que realmente merece ser dicho. Para resumirles, y salvo un par de contadas excepciones, se trató de prendas sin ningún tipo de innovación ni cuidado o calidad. ¿A quién se le ocurrió que está bien visto mandar pantalones arrugados y vestidos mal cosidos a la pasarela? Además de una falta de respeto, es una absoluta muestra de lo poco profesional que fueron estas puestas en escena. Nunca vimos un concepto, una historia. Solo retazos. ¿Habría curaduría? Nunca lo supimos.

Alitza García tuvo brochazos de cosas rescatables, pero nos perdimos en su concepto. 
Los vestidos de baño de Walter Egea. ¿Y la novedad?
 El asunto de la pasarela de Dolmen “con sentido social” puede ser mencionado aparte. Esta empresa, dedicada a la producción publicitaria de anuncios y otros materiales, contactó a Kevyn Rousnack para transformar sus lonas, junto con otros insumos, en productos que puedan venderse. La idea, que no resultó muy de mi gusto para ser honesta, se rescata por su fondo altruista. 
Pasarela de Dolmen
Y realmente los inconvenientes no estuvieron solo en la pasarela. La entrada, que era la misma y una sola para todo el público, era un caos. Si eras de prensa, tenías que dar empujones hasta llegar a la puerta y luego pasar. Eso, si contabas con suerte de que tu zona no estuviera ocupada, como les pasó a muchos al día siguiente. Al final tuvieron que sentarse en el piso mientras gente que no tenía nada que ver con el evento (vi médicos y otras personas reconocidas de la ciudad) se sentaban en la primera fila. Aquí es importante detenerse por una razón: nadie pide que se le dé a la prensa o a los bloggers la primera fila. Pero si en el evento no había compradores (o si había no vimos ni uno), lo más lógico es que los primeros en ubicarse fueran los que comparten luego la información. Pero no, fueron a dar al piso, como si les estuvieran haciendo un favor.


De las pasarelas del segundo día no podemos hablar porque no estuvimos, pero sí recibimos comentarios de que la programación en las boletas estaba desordenada y los horarios se cambiaron en algunas ocasiones. Leyla Viñas, por ejemplo, estaba anunciada para el jueves y se presentó el miércoles. Y lo más anunciado para ese día era el homenaje a Alfredo Barraza, con vestidos de las exreinas del Carnaval y otros que lo han hecho famoso. Aunque a nosotras no nos encante, el tipo tiene un nombre y su mérito, nada que hacer. Y se disfrutó su agasajo, muy bien por él.
Alfredo con Natalia Valenzuela y uno de los trajes que ha diseñado para Reinas del Carnaval. 
¿Se acuerdan del diseñador que hizo el vestido de florecitas de fomi en los Tv y Novelas? ¡Estaba aquí!
Y por último, querida Maía: ¡Así no!


Como conclusión porque ya nos estamos alargando demasiado, queremos dejar en claro (como ya lo hicimos) que no tenemos nada en contra de las nuevas iniciativas que se gesten en la ciudad. A lo que sí nos oponemos es a que este tipo de eventos se presenten como la panacea para los nuevos creadores que siempre buscan un espacio para mostrarse, porque no creo que a nadie le convenga vincular su nombre con un evento que dejó más críticas que aplausos. Si se piensa volver a hacer, debe replantearse de los pies a la cabeza, porque por querer abarcar mucho se quedaron solamente en intenciones.

No olviden dejarnos sus comentarios y seguirnos a través de Twitter y Facebook.
Por Jeniffer Varela R.
Los barranquilleros (me incluyo) siempre vivimos quejándonos de que aquí no hay nada para hacer, ni muchas opciones para comprar, y cada vez más quisiéramos tener a la mano marcas lleguen a la ciudad para poder tener acceso a moda más global, que no sea el famoso fast fashion, sino que involucren un concepto de lujo y durabilidad. Marcas que sean reconocidas en el mundo de lo exclusivo.

Fotos skyscrapercity y Melissa Zuleta B.
Pensando en eso, y en que las compradoras de estratos altos de Barranquilla disfrutaban viajes a ciudades como Miami para comprar grandes nombres, un grupo de socios decidió abrir Centro Moda, un complejo comercial que abarca varios nombres importantes. Le Colezzioni, una tienda multimarca que tiene, entre otras opciones, Salvatore Ferragamo, Ermenegildo Zegna, Hackett y Michael Kors, además de Sterling Joyeros y tiendas de las franquicias de Carolina Herrera y Purificación García hacen parte del lugar, un edificio además destacado por ser totalmente ecológico.

Así se ve Le Colezzioni al llegar.

Hace varios días fue la inaguración del lugar que ya tiene casi dos meses funcionando, con presencia de la diseñadora española Purificación García y un desfile en el que se mostraban algunas de las prendas de las firmas disponibles. Por supuesto, el evento estaba a reventar, en gran parte con el público objetivo de Centro Moda: mujeres y hombres de sociedad que pueden costear estas marcas. Vimos en los asistentes desde vestidos de Hervé Leger hasta bolsos Fendi y Celine.
 

Piezas de Ferragamo en su espacio en la tienda multimarca.

Las cuatro tiendas están perfectamente distribuidas, con una sensación de lujo que antoja. Meli y yo noss entretuvimos mucho tiempo en Sterling (ese día me enamoré de las joyas, que normalmente no me llaman mucho la atención), pero tuvimos chance de mirar lo demás. Para destacar, las carteras de Purificación García, de buenos acabados y un precio razonable. La ropa también llamó nuestra atención, pero fue algo singular ver tantas chaquetas más que otras piezas en Barranquilla.

Algo de lo que nos embobamos viendo la joyería Sterling.


Dos aspectos de la tienda de Purificación García.

La tienda de Carolina Herrera también es un sueño. Todo lleno de la personalidad y estilo de esta gran señora de la moda: carteras y accesorios, ropa y zapatos pueden adquirise aquí. Lástima que (al menoss el día de la inauguración) la vitrina dejara tanto que desear con una camisa blanca, el símbolo de CH, arrugada. ¡Auch!


Meli amó estas baletas. Yo me quedo con las rojas.

No soy muy amiga de los logos, por eso estos fueron mis bolsos favoritos.



Por lo demás, un desfile algo lento e improvisado que la verdad no aportó mucho al evento, pues los asistentes se concentraron en recorrer los espacios y comprar. Y aunque se espera mucho de una iniciativa así, por el margen de ingresos que debe manejar para sostenerse, es una agradable experiencia tener cerca este tipo de nombres, sinónimos de calidad. Ojalá vengan más detrás de ellos.

No olviden que pueden dejarnos sus comentarios o estar al tanto de nuestros reportes en Twitter y Facebook.
Por Melissa Zuleta Bandera

Los American Music Awards no tienen una alfombra roja de extremos: no son tan elegantes como los Grammy ni tan alocados como los VMA. Sin embargo, todo evento en el que aparezcan Lady Gaga, Rihanna y Jennifer López al tiempo, algo valioso tendrá.


Este año, Gaga entró con un caballo, Christina Aguilera regresó a ser una persona y no tres, y Miley…fue Miley.

Como en muchas ceremonias de premios a donde asisten cantantes, fue más lo feo, estrafalario y corroncho que lo bonito y elegante, pero bueno, eso no nos molesta ni un poquito.

Las mejores

Katy Perry en Oscar de la Renta

Creo que esta es la Katie que más me gusta. Pelo negro, un vestido hermoso y unos cuantos accesorios que no es que combinen del todo, pero son muy ella (el clutch de libro, por ejemplo).

Taylor Swift en Julien Mcdonald

El vestido realmente no es nada del otro mundo, pero es dorado, corto y llamativo. Funciona. Me gusta que ya no se viste tan niña, aunque el cabello la envejece mucho porque parece como Farrah Fawcet después de varias horas de trajín.

Lady Gaga en Versace

Esto es lo más normal que la vamos a ver…EVER. Y aunque a cualquier otra le criticaríamos el pelo de virgen de pueblo, para ella este look es tan normal y corriente, que se lo perdonamos. Otra historia es el vestido de su llegada…

Miley Cyrus en Versus Versace

¡¿VES QUE SÍ TE PUEDES VESTIR DECENTEMENTE, NIÑA?! No todo tiene que ser leggings con cristales de colores y ropa interior nude. ¿Le faltan ajustes? Por supuesto, no está pulida ni bien maquillada, pero prefiero esto mil veces a otras barbaridades que se ha puesto.

Kesha en Michael Costello

Sí, leyeron bien. Kesha en las mejor vestidas de Moda 2.0 ¿Por qué? Porque se bañó, se puso un vestido que parece un vestido y tiene el pelo relativamente bajo control. Como con Gaga, esto es lo mejor que vamos a verla. You go, girl!

Las peores

Heidi Klum en Marchesa

Ella llevaba un vestido muuuuuy lindo pero en el camino a los AMA se metió en una pelea de perros y así quedó. Lástima.

Jaimie Alexander en vintage Giorgio Armani

Ella es un robot que viene del futuro a impedir que su corte de cabello horrible se ponga de moda. Ah, y en el futuro no existen las planchas, todo el mundo usa los pantalones arrugados.

Lil Mama

Saludos, terrícolas. Les presento a Lil Mama, ella ganó el concurso Miss Galaxia Nebulosa y viene a disputar la corona de Miss Universo. Ah, ¿ya se la ganó una argentina? Rayos…

Rihanna

La única mujer que va a los American Music Awards con la toca (vuelta) en la cabeza. La teoría de Jen es que el peluquero no tenía ganas de atenderla y le dijo “vamos a hacerte la pandereta en la cabeza, te ponemos unos ganchitos con cristales y lista, quedas regia”. Ah, y fue en brasier.


TLC

La pobre Lisa Lopes está revolcándose en su tumba.

Menciones especiales

Christina Aguilera en Maria Lucia Hohan

Creo que hace unos dos o tres años no la veíamos tan delgada. Su problema nunca fue ser gorda sino no saber vestir su cuerpo. Aunque por el largo de este vestido al parecer ella no sabe vestir ninguna talla de su cuerpo. Aun así, es un gran avance. Para la próxima, un vestido más largo, una tela menos barata y el cabello menos platinado.

Ariana Grande en Dolce & Gabbana

Arránquenle la cabeza y todo estará bien en el mundo. Uno pensaría que esta niña, que ha tenido éxito (hasta ahora) en la música, tendría suficiente dinero para arreglarse el cabello profesionalmente…

Jennifer López en ¿quién más? Zuhair Murad

Este es un vestido de un gran diseñador que cuesta muchísimo dinero. Pero la verdad sea dicha, parece que ella se hubiera revolcado en barro y luego le tiraran cristales encima.

Naya Rivera disfrazada de Jennifer López en Michael Kors

Alguien que se abueno en Photoshop debería cambiarle la cara por la de JLo y les haría a ambas un favor. Sé que ella está en esa vibra de la bomba sexy latina y todo eso, pero aún no está en el nivel de Jenny from the block, así que mejor que le baje a los decibeles sexuales. Parece un disfraz que Giuliana Rancic se pondría en Halloween.

Extra: En escenario

Aunque aquí solo hay dos personas, esto es tan bueno que hay que calificarlo como una categoría aparte.

Jennifer López como Celia Cruz



Es una transición casi como la de una oruga a una mariposa: de cubierta y oscura, a colorida y brillante, a desnuda. Bueno, creo que las mariposas no terminan casi encueras en una tarima pero ustedes me entendieron.

Miley Cyrus como Jamie Lee Curtis

Esto vuelve a ser prueba de que ella lo contenta a uno con un trajecito blanco para después salir con un chorro de babas. Por cierto, a Jamie Lee Curtis le quedaba mejor porque no tenía un estampado de gatitos.

Bueno, es SU turno de opinar. ¡Cuéntennos en los comentarios!
Por Jen.

Tengo una predilección por los diseñadores que trabajan su producto basados en un concepto claro, que va mostrando el hilo conductor de sus colecciones. Judy Hazbún es una de esas diseñadoras y por eso siempre disfruto sus presentaciones y sus piezas.

Fotos Jose Esteban Rolong S.
Hace unos días estuve invitada a una boda en la ciudad y tenía claro qué quería usar: un vestido de su nueva colección, 'Apariencia', presentada hace pocas semanas en Cali Exposhow.



Con esta pieza pasó algo  muy singular: el día de la presentación previa de la colección en Barranquilla, Judy nos mostró un par de vestidos. Cuando vi a la modelo salir con este modelo amarillo limón, le dije a la diseñadora "ese es mi vestido". Y mirenme, semanas después, usándolo con el mayor de los orgullos y sintiéndome muy bella.



Como quería que el color se llevara el protagonismo, solo lo acompañé con algunos collares y un clutch. Pelo recogido para que se viera la espalda (me encanta este tipo de escote, me parece muy sexy) y listo.


Vestido, collares y clutch: Judy Hazbún.
Anillos: Laetitia y Vanity Gal.

A ustedes, ¿qué les parece?