Por Melissa

Todos los que vemos los MTV Video Music Awards sabemos que cosas locas pasan en ese evento. Desde besos lésbicos hasta Kanye West interrumpiendo a Taylor Swift. Por supuesto, las elecciones de vestuario no se quedan atrás.


Sin embargo, a pesar de ser una de esas alfombras rojas con una gran cuota de “¡¿eso qué es?!”, algunas cosas se rescatan.

Empecemos con lo bueno para luego pasar a…lo demás.

Las mejores

Holland Roden en Naeem Khan



La vi por primera vez de espaldas y pensé “belleza absoluta”. Luego me di cuenta de que no era una falda completa y pensé “la embarró, tonta”. Finalmente, cuando dio la vuelta, me enamoré. En general no soy fan de falda + pantalón en la misma prenda, pero esto es sencillamente estupendo. Además, llamativo e interesante: perfecto para unos premios como estos. Las cuentas brillantes del top se movían exquisitamente.

Selena Gómez en Atelier Versace


Otra mezcla de elegante y bella con algo inesperado. Esto no funcionaría para ninguna otra alfombra roja, pero aquí es ideal. Fue un acierto mantener el maquillaje y peinado sencillos y darle solo un toque de color en los aretes. A Selena le suele ir mejor en este tipo de eventos, como ya lo hemos visto.

Taylor Swift en Hervé Léger By Max Azria


Taylor ha estado haciendo la transición de sus vestiditos blancos y brillantes a looks más adultos y sensuales. Y este es un buen ejemplo de ello. Aunque en mi opinión tiene demasiado maquillaje y el cabello, a pesar de ser una buena idea, estuvo mal ejecutado, el vestido bondage se le ve regio. El color contrasta bellamente con su tono de piel y un toquecito de brillo lo aleja de ser aburrido.

Jennifer Hudson en Christian Dior


Esta es una silueta que le queda perfecta, y debería usarla más a menudo. Es interesante y atractivo, y no se ve empacada al vacío como en otras ocasiones. También me gusta el maquillaje, aunque puedo vivir sin esa gargantilla: sobra.

Paula Patton en Lever Couture


Este es el perfecto y clásico vestido VMA, me duele que no se lo haya puesto alguna cantante nominada. Lo único que me molestó fue su cabello, que aunque en la foto no se aprecia, ESTABA TOTALMENTE FUERA DE CONTROL.

Rihanna en Rihanna para River Island


Sí, es raro que yo la ponga a ella en una lista de mejor vestidas. Y en realidad no es la gran cosa en comparación con las antes mencionadas, pero se ve LIMPIA, y para mí, eso ya es ganancia. Además, ignorando el toque corroncho de la gargantilla, está más bien sencilla, sin excesos, pero manteniendo su (a veces incomprensible) toque personal. Eso sí, tenía una cosa dorada horrorosa entre los dos dientes frontales. Con ella nunca hay felicidad completa.


Las peores

Sarah Hyland en Marchesa


Esta casa de modas hace cosas hermosísimas, pero a veces se descacha. Ejemplo: este traje de gala de la Mujer Maravilla en la feria del renacimiento. Además de que el vestido es feo (¡con ganas!), no le favorece en absoluto. Y el cabello la hace ver hidrocefálica.

Lil' Kim


Cuando crees que ella ya no puede verse peor, ¡bam! Ahí lo tienen. Por cierto, nunca he entendido qué le pasó a su cara…

Ciara en Givenchy Couture


Este tipo de vestidos no son para todas. Y no es porque ella no tenga un cuerpo perfecto (porque lo tiene), ¿pero ven que no tiene gracia? Lo que más me molesta son los guantes integrados y la cercanía de esa transparencia a la entrepierna. Además de la cara de infinito aburrimiento…

Jordin Sparks


Oh, honey, no, please. El que escogió eso para ella en verdad la odia. El corte en el torso expone una parte muy extraña de piel que se ve anormal, como si estuviera metiendo panza, y el cuello cerrado tan arriba la hace ver ahorcada. Ella tiene un fantástico cuerpo voluptuoso, pero esta…cosa no le favorece en absoluto. Que se lo deje mejor a una flaca huesuda.

Rita Ora en Alexandre Vauthier Couture



Esto está mal en tantos niveles diferentes… Es el propio vestido que lo tiene todo: brillo, escote, mangas, plumas, cola, abertura, cinturón. ¡Y casi nada funciona! El escote muestra un busto caído y triste, la cola es DEMASIADO larga, la pierna ya la hizo la Jolie y a nadie le gustó. Y para colmo de males, tiene maquillaje de enferma. Niña, vete para tu casa, das pena.

Miley Cyrus en vintage Dolce & Gabbana


Esto es sencillamente feo. Tan básico como eso. Pero aun así, es muy…ella: pegado a la piel, con corte en el abdomen, enormes zapatos, cabello horrible. En verdad no tengo mayor queja porque es algo predecible (lástima porque ella puede verse muy bien, dentro de su ley, si se esfuerza).

Pero…

No puedo perder esta oportunidad para referirme al fiasco de su presentación en los VMA. Además de sucia, corroncha y vulgar (¿no les dieron ganas de bañarla con cloro?), fue una cosa realmente desesperada. Miley, en su obsesión por convencernos a todos de que ya no es Hannah Montana, se ha vuelto un chiste desagradable de sí misma.


¿Que fue un éxito porque todos estamos hablando de eso? Desde ese punto de vista, tal vez sí, pero es lamentable que ella tenga que recurrir a algo tan bajo para lograrlo. Es patético. Y Robin Thicke no se queda atrás. A estas alturas de su vida y su carrera, no está para andar "arrecostándosela" a una veinteañera. Además, el resto de su presentación fue, en el mejor de los casos, muy regular. Parecía un acto cívico de colegio con todas esas carteleras. Los VMA no son ejemplo de buen gusto ni elegancia ni nada por el estilo, pero es una pena que performances impecables como la de Justin Timberlake sean la excepción y no la regla.

Terminado el monólogo, volvamos a la moda.

Las que casi lo logran…pero no

Katy Perry en Emanuel Ungaro


¿Me gustó? Sí. ¿Me encantó? No. Creo que esperaba más de ella. Algo más espectacular y con factor sorpresa. Y aunque está clarísimo el tema del rugido y las fieras y eso (por su canción Roar), pudo hacer algo mucho mejor con animal print.

Allison Williams en Valentino


¡Ella se veía taaaan linda! Pero no sé para qué premios iba, porque esto es muy dulce y adorable para los VMA.

Ariana Grande en Kenley Collins


¡Ella también se veía taaaan linda! Así es como las adolescentes se deben vestir para estos premios, preciosa, perfecta. El único problema es que ELLA TIENE VEINTE AÑOS, NO QUINCE. Regálale ese vestido a tu hermanita menor y cámbiate el peinado a algo que no sea tan Barbie princesita.

Lady Gaga en Prabal Gurung


Este vestido en realidad no era tan feo, ¡pero se fotografía horrible! Era negro, algo ostentoso y extraño, perfecto para Gaga. La peluca se veía extraña y el maquillaje, poco elaborado. Con mejor styling se hubiera visto muy bien.

Naya Rivera en vintage Paco Rabanne


A ella le pasa a veces como a Rihanna: cuando al fin hace algo bien, siempre hay un detalle que “abarata” el look. En este caso, las uñas. Hubieran sido punta cuadrada y santo remedio. No es lo más bello que se ha puesto, pero valoro la simplicidad, y el toque de piel con el cut out  es suficiente. Bueno, le habría hecho algo mejor en el cabello.

Shailene Woodley en Emilio Pucci


Me da la molesta sensación de que ella pudo hacer algo mucho mejor. Técnicamente está bien, pero es algo… decepcionante. Como a medio hacer.

Coco Rocha en Fausto Puglisi


¡Oh, Dios mío, es David Bowie!
Por Jen

¡Cómo nos encanta Cartagena, y cómo nos encanta Ixel Moda!

Fotos: Gigi Rueda (Meli no pudo ir :(!!! )

Lamentablemente, este año no pudimos hacer presencia en el congreso como tal, pero intentamos estar conectadas por todos los medios y llegar a la cita anual de los Premios Infashion, en el Teatro Adolfo Mejía. Aunque luego hablaré del estilo visto ahí y de algunas de mis conclusiones, quería mostrarles el look escogido para esa ocasión, en la que se celebra la moda colombiana.

La silueta es distinta a la del año anterior porque la parte
baja es amplia, lo que simula un vestido. 
Tienen que saber que antes de ese evento estuve en Bogotá desde el martes y la escogencia del vestido fue muy a última hora, pero recurrí al talento de nuestra querida Tatiana Robles y su marca Laetitia. Nuevamente un enterizo, pero esta vez con un giro en la silueta, más amplia. El color: coral, que últimamente se ha convertido en uno de mis favoritos.

Como el vestido era bastante sencillo, Tatiana escogió para acompañarlo una pieza muy llamativa: un collar dorado con paneles de acrílico transparente que fue ¡la sensación!.

El sobre, también una opción edgy. Hace rato quería usar un clutch transparente y aunque tenía mis reservas, lo que hizo fue prestarle más atención a lo que llevaba dentro para que todo se viera organizado (excepto el cable de mi cargador, omitan eso).


Vestido, collar, clutch: Laetitia, by Tatiana Robles
Anillos: Laetitia y Forever 21
Zapatos: Ecocueros

Un 'look' para Cartagena

by on 5:09 p. m.
Por Jen ¡Cómo nos encanta Cartagena, y cómo nos encanta Ixel Moda! Fotos: Gigi Rueda (Meli no pudo ir :(!!! ) Lamentablemente, este...
Por Melissa.

Llegaron los Teen Choice Awards. No nos emocionan pero es la primera alfombra roja en mucho tiempo y no hay que perder la costumbre.


Es de esos eventos en donde nos damos cuenta de que estamos envejeciendo porque ya no conocemos a las estrellas adolescentes del momento (aunque no nos molesta mucho porque preferimos sentirnos grandecitas a gritar por una banda de chicos otra vez).

A pesar de todo, esperaba más de estas celebridades jóvenes, decepcionaron un poco. Pero siempre hay algo rescatable y algo risible, que es el bonus que les dejamos al final.

Las mejores

Lea Michele en Oscar de la Renta


Algunos dijeron que era insensible que vistiera colores tan brillantes estando de luto. Qué pena contradecirlos, pero el duelo se lleva por dentro y es diferente para cada persona. Al contrario, creo que ella quiso celebrar la vida de su difunto novio. Ya hablando de moda, es un vestidito hermoso, y aún con tacones rosados no se ve demasiado Barbie.

Lily Collins en Houghton y Fausto Puglisi


Hay que tener a esta niña en la mira. Si se fijan en sus últimas diez, veinte apariciones en público (alfombras rojas, eventos, street style) verán que la chica tiene estilo (o se asesora muy bien). Aunque detesto con ganas ese peinado y quisiera quitarle las hombreras, el atuendo es un éxito en general. Y es que con esa falda, por Dios… Me gusta tanto que estoy dispuesta a olvidar todo lo demás.

Nina Dobrev en J.Mendel


Aunque la hemos visto mucho mejor, también se ha vestido mucho peor. Lo que más me gusta del look, además del estampado, es que es juvenil pero no infantil, se ve que ya no es una niña.

Shay Mitchell en Jenni Kayne


Ella no suele aparecer en listas de mejor vestidas, pero esta vez se lució. El enterizo fue una buena elección y le ajusta perfectamente. Un poco de brillo e interés en el calzado y listo.

Kerry Washington en Stella McCartney


No soy fan de muchas de sus elecciones pero esto funciona. Divertido, llamativo y en general sencillo. Buena combinación con el calzado y maquillaje y peinado están perfectos.


Las peores (y son varias)

Abigail Breslin


Irreconocible. No sé quién es esta niña y qué hizo con la adorable Abigail Breslin. Ese cabello platinado, ¡¿qué?! A pesar de que el color del vestido contrasta hermosamente con su piel, el diseño no dice mayor cosa y los zapatos son un colosal error. ¿La chaquetica? Innecesaria.

JWoww


Creo que esta corronchería habla por sí sola. Siguiente.

Kat Graham


El propio vestido que quiere tenerlo todo. Estampado, multicolor, geometría, cuero. Y además, zapatos feos.

Ashley Benson en Giorgio Armani


¿Cómo logras que una falda Giorgio Armani se vea fea? Así. Esto es la definición gráfica de lo que en mi tierra llamamos “una empanada”. No tiene forma ni lógica y el top y los zapatos parecen de otro atuendo completamente diferente.

Demi Lovato


Demasiado de todo. Pantalones de cuero y botas de punta y plataforma que son un asco. Sumémosle la chaqueta demasiado grande, con brocados y tipo militar, y el cabello…que no puedo ni describir. Tiene que simplificar sus atuendos porque en realidad, ella no es ninguna Gwen Stefani.

Miley Cyrus en Saint Laurent


No sabía si ponerla en esta lista. Claro que se ve terrible (barata y sucia), pero es muy…ella. No comprendo muy bien el radical cambio que sufrió su estilo, pero al menos es fiel a él. Aún así, creo que puede ser auténtica y no verse como una callejera.

Naya Rivera en Alice + Olivia


Barata.


Las que casi lo lograron

Selena Gomez en Cushnie et Ochs


No está terriblemente mal, pero no entiendo porqué eligió algo tan serio y maduro para ese tipo de evento. Especialmente porque ella sabe vestir muy bien ese estilo joven, llamativo y sexy sin pasar a lo vulgar.

Bella Thorne en Fausto Puglisi


El top, genial. La falda, fantástica. El top y la falda juntos…hmmm, no tanto. Además, los zapatos son infinitamente aburridos y las mangas tienen exceso de material.

Hailee Steinfeld en House of Holland


¿Saben qué le falta a este look? Unas tijeras. Le cortas ese bolero extraño que le sobra en la parte de abajo y voilá, sexy y fantástica.

Jordin Sparks en Bebe


A esto también le faltan unas tijeras. Yo reharía totalmente el cuello del vestido, porque la hace ver ahogándose en él.

¡Bonus!

1. ¿Se acuerdan de la loca con el cigarrillo en la cabeza? Volvió.


2. Rebel Wilson dijo: “Son premios elegidos por adolescentes y los galardones son unas tablas de surf. Me voy a perratear esa alfombra roja”.


¿Ustedes qué opinan? Cuéntennos en los comentarios y no olviden seguirnos en Twitter y Facebook.
Por Jeniffer y Melissa

En este segundo reporte traemos la parte final del segundo día y lo que más llamó nuestra atención del día 3, que hay que decir tuvo un cierre a la altura con el regreso de Silvia Tcherassi a la feria. 

Fotos Inexmoda y Cámara Lúcida
Dia 2 (final)
Camilo Álvarez




‘Botanicracia’, inspirada en la naturaleza, se valió del color para llevarnos a través de la pasarela. El diseñador inició con looks limpios, centrados en los cortes y las formas en tonos negros y azules oscuros. Luego, llegó la enorme apuesta al dénim, como era de esperarse, que apunta a un lado más comercial, lo cual nos parece muy acertado. Son piezas interesantes, llamativas y diferentes entre sí, con estampados y siluetas variadas que mantienen el sentido urbano. Finalmente, luego de una transición de materiales más suaves y toques de color (que se necesitaban), llega paulatinamente al blanco total. Destaca el uso de accesorios y complementos creados a través de impresiones 3D (como gorras, pecheras, gafas, arm bands), y a pesar de que ya se ha visto en varias pasarelas, tiene el mérito de ser el primero en presentarlas en suelo colombiano.


Isabel Henao


Esta es una diseñadora que se conoce y sabe muy bien qué es lo que hace mejor. Su colección ‘Pietra’ fue muestra perfecta de esto, ya que con el pasar de las primeras prendas, los asistentes sabíamos exactamente quién era esa mujer. Los estampados fueron indudablemente los protagonistas, pero sin olvidar el impecable uso sedas, transparencias y por su puesto lentejuelas, que caían con igual peso y gracia con que lo hace el agua sobre el cuerpo de una mujer. Inspirada en los colores y las texturas de las piedras, la colección presentó piezas sueltas junto a otras más estructuradas (aunque unas pocas eran muy tiesas y algo difíciles de llevar), acompañadas de un styling limpio y minimalista. Notamos un ligero aire oriental en algunas prendas (lo cual nos gustó), pero tal vez se pudo haber hecho algo de edición, la presentación se sintió larga.

 


Día 3
Colombia Diseña by Falabella


Esta es otra de las iniciativas de democratización de la moda que han sido anunciadas con bombos y platillos desde el año pasado. Falabella escoge a seis diseñadores que crean colecciones cápsula con cantidades limitadas. A diferencia de otras, como el Éxito, se trata de muchas menos piezas y unos precios un poco más elevados (se entiende por el número de diseñadores y la calidad de las prendas), pero siempre asequibles. A New Cross, Carolina Sepúlveda, Divino by Daniel Hoyos (estos dos repitieron pasarela, cosa con la que no estamos muy de acuerdo), Duplicity, Warmi y Maria Elena Villamil fueron los llamados. Gustó mucho la propuesta urbana y pulida de A New Cross, así como los estampados de Divino. Para nosotras, el premio se lo lleva Carolina Sepúlveda con su marca Aldea, sus vestidos frescos y desestructurados, y las faldas de María Elena Villamil.

A New Cross


Divino, by Daniel Hoyos

Duplicity
María Elena Villamil

Warmi

Esta colección solo está disponible en Medellín y a partir del 10 de agosto en Bogotá y Bucaramanga, así que quienes estamos por fuera de estas ciudades nos quedamos sin la opción de comprar.

Pasarela UPB

Muy pocas veces le tenemos fe a las pasarelas estudiantiles, porque hemos hablado ya de que muchas carecen de perspectiva real. Sin embargo, en la pasarela de los estudiantes de la Universidad Pontificia Bolivariana, dos propuestas llamaron la atención: Idílica Femineidad, que mezclaba materiales femeninos y delicados con ideas como las transparencias y las aberturas, en una paleta interesante (dorado, verde, morado) y Voluntario Vertebrado, que siguió una línea parecida, con grandes acabados y detallles. No es nada que no se haya hecho antes, pero fue un trabajo pulido y bien hecho.

Voluntario Vertebrado

Idílica Femineidad

Aldea, de Carolina Sepúlveda

Carolina tuvo dos turnos al bate en la pasarela de Colombiamoda. Y en ambas logró encantar al público. En este desfile, al son de la música del Pacífico nos presentó Agua, Cielo y Aló, una colección inspirada por las mujeres lavanderas. El dénim fue estrella en varias tonalidades, así como el algodón y las siluetas desestructuradas, libres. Las prendas salpicadas de agua dieron una cuota diferente a la presentación, que estuvo llena de detalles agradables a la vista y los demás sentidos.



Pasarela Dorada Renata Lozano

La de Renata Lozano fue la pasarela de uno de los grandes patrocinadores y era el cierre de los desfiles en Plaza Mayor (justo antes del de Silvia Tcherassi), y fue un rotundo éxito. La diseñadora exhibió una colección llena de elegancia sin esfuerzo, que transmite suavidad y fluidez, pero también la fuerza y determinación de las mujeres de la antigua Grecia, parte de su inspiración. Un toque de dureza y estructura sirvió de balance perfecto. Resalta una preciosa paleta de colores, liderados por el blanco y el dorado, acompañados con gracia por el índigo, frambuesa, rosado y algo de rojo. También hay que destacar el correcto uso del encaje, que dio un aire de clase atemporal sin ser demasiado romántico. Sumado a estampados estratégicamente utilizados y algo de brillo, la colección fue coherente, real, aterrizada, pero también aspiracional y un absoluto placer para los ojos. Fue una verdadera lástima que el vestido de cierre se viera mal confeccionado.



Vestido de cierre.
Silvia Tcherassi

La diseñadora barranquillera tenía cerca de ocho años sin estar en Colombiamoda, la feria en la que arrancó su vida en la industria. Esperaba sorprender, y en gran manera lo hizo. Ella misma admite que su nombre siempre ha sido asociado a vestidos que 'vuelan', con telas suaves y delicadas. Pero esta vez fue un poco más allá, inspirada en la obra de la artista plástica norteamericana Anne Truit, con una estructura que recordaba piezas de alta costura. Fueron prendas nostálgicas, que se dividieron primero entre la sencillez del blanco, marfil y dorado, con toques de fuerza llevados en los accesorios. Piezas como faldas lápiz, péplum y abrigos con bordados le dieron paso a un grupo de vestidos de flecos que simulaban columnas, y daban una sensación especial de movimiento. El cambió siguió hasta las lentejuelas que, aunque fue nuestra parte menos favorita (los vestidos azules no nos gustaron nada) tenía un toque de elegancia y distinción que no se podía dejar pasar.



Los detalles como los accesorios y las maravillosas sandalias complementaron una presentación en la que no se dejó nada al azar. El Museo de Arte Moderno de Medellín fue el escenario perfecto para el cierre de una feria que comenzó con un grande y terminó con una gran exponente de la moda nacional, que cumplió las expectativas de la ocasión.



Aún nos falta un post de cosas sueltas vistas en Colombiamoda. No olviden comentar si creen que nos faltó algo y seguirnos en @Moda2_0 y www.facebook.com/BlogModa2.0