Las mejor y peor vestidas de Cannes 2013 - Parte 2

Por Melissa Zuleta Bandera.

No es fácil hacer un review de Cannes, ni siquiera en dos partes. Son incontables celebridades en una enorme cantidad de eventos, así que este post tratará de resumir lo más relevante, en cuestión de moda, de la última semana del festival.


Al igual que en la primera parte, nos vamos a enfocar solo en lo realmente memorable: ya sea por muy bueno o por muy malo.

Empezamos por las que salieron tantas veces en la alfombra roja, que deben estar ciegas de tantos flashes.

Jessica Chastain en Givenchy Couture y Versace Collection

¿Quieren que les diga la verdad? No sé por qué diablos a todo el mundo le encantó ese primer vestido. La hace ver en extremo caderona! La parte de arriba parece un vestido de baño deportivo y en general tiene un dejo de “proyecto de manualidades escolar”. El color es hermoso, pero no lo salva.


Ahora bien: ¿No les ha pasado que ven algo y quieren amarlo, pero simplemente no pueden? Eso me pasa con este segundo  vestido. En teoría es un 10, pero hay algo, no sé dónde, que me molesta. Tal vez el ajuste en el torso, o el exceso de tela en las mangas. Algo no funciona.

Marion Cotillard en Alexander McQueen y Christian Dior (X2)

El primer vestido quiso ser un little white dress with an edge, pero le salió el tiro por la culata. Los apliques en los hombros lo hacen ver pesado y acartonado. El segundo, también blanco, es el mejor de los tres, pero creo que le falta personalidad. Nada vibra, no transmite. Es un vestido bonito, y ya.

Finalmente…*suspiro*


Tengo un problema tan grande con ese pelo, que en verdad no puedo ver lo bello que podría ser el vestido. Es en serio, lo opaca completamente. Ni siquiera tapándole la cabeza a la foto puedo apreciarlo. ¡Es un panal de abejas absolutamente ridículo! No sé en dónde quedó la Marion Cotillard que se viste exquisitamente y es un deleite para los ojos. Creo que se fue de vacaciones.

Milla Jovovich en Chanel Couture, Armani y Prada

El vestido estampado me gusta en un 90 %. Es indiscutiblemente bello y el detalle en los hombros es interesante sin ser extraño. El 10 % que le falta está en el delgado cinturón rojo que tenía que ponerse (como la modelo) para marcar la cintura y ser perfecto.


En cambio, este vestido Armani, no necesita nada más. Es elegante y sofisticado, tiene un aire de realeza que me encanta y ella le aporta una actitud arrolladora.


Pero como todo no puede ser felicidad, se tuvo que poner ese delantal. ¿A nadie más se le parece al trapito que le ponían en Resident Evil? Por mucho que me encanta esa saga, esto está muy mal.

Nicole Kidman en Giorgio Armani y Valentino Couture

Dos de dos. Insisto en que ella debe usar más colores intensos (rojo rubí, azul zafiro, verde esmeralda…ya me entendieron), pero es difícil llevarle la contraria cuando se pone estas preciosuras y además se peina bien. Desde que me enteré de que interpretará a Grace Kelly en una película biográfica a estrenarse en diciembre, siento que ha tomado un estilo…real. Después de todo, esta mujer tiene lo que se necesita para parecer toda una princesa, en especial el porte.

En otras noticias, el segundo era supuestamente el vestido que Anne Hathaway iba a usar para los Óscar pero rechazó porque “se parecía mucho al que iba a llevar Amanda Seigfried”. Bueno, resulta que no es así. El vestido que Anne iba a lucir era este de aquí abajo (lo cual tiene mucho sentido porque sí se parece bastante al de Amanda en color y cuello), pero por algún motivo la gente de Valentino no aclaró el asunto bien desde un principio.


Sharon Stone en Roberto Cavalli

Sharon Stone puede vestirse bien, sensual y acorde a su edad al mismo tiempo, solo que no se le da la gana. Ejemplo: los dos primeros vestidos. Entre el escote, el collar, el bronceado, el agujero en la cintura, la abertura de la pierna y el cabello, se ve desesperada.


Ahora bien: cuando al fin se esfuerza, los resultados son magníficos. El vestido blanco le queda fantástico, pero como es ella, peló el cobre en la espalda. No hay felicidad completa.


Las que brillaron

Alessandra Ambrosio en Roberto Cavalli

Sex on a stick. Caso cerrado.

Araya A. Hargate en Zac Posen

Tengo debilidad por este diseñador, y aunque este puede no ser su mejor vestido (en serio, hemos visto mejores), no se puede negar su carga dramática. Además, le ajusta a la perfección.

Dita Von  Teese en Elie Saab

Otra cosa por la que tengo debilidad es esta silueta y largo (y la elegancia de esta mujer). Bien ejecutados, este tipo de vestidos se ven maravillosos, como en este caso. Lo único que molesta son esos zapatos: son feos a más no poder.

Zhang Yuqi en Roberto Cavalli y Monique Lhuillier

Esto es “si algo funciona, no lo cambies”. Y hay que ver cómo funciona de bien. No hay lugar a dudas de que la actriz china tiene el cuerpo para sacarle el mayor provecho a esta silueta, y me gusta que se haya arriesgado un poco con el estampado.

Zhang Ziyi en Elie Saab Couture

Es muy difícil verse mal en un vestido Elie Saab (aunque se puede, ya lo verán más abajo). Es una delicadeza y elegancia como pocos diseñadores pueden lograr.

Zoe Saldaña en Emanuel Ungaro

Nos encanta cuando un look casual está tan bien elaborado. Dos prendas fuertes, difíciles de llevar, pero que se complementan con gracia. El toque de color necesario en el calzado y listo. Podría vivir sin los taches dorados, pero no molestan mucho.


Las que metieron la pata

Asia Argento y Juno Temple

Ellas se pusieron de acuerdo para ir empiyamadas. Y del mismo color, para rematar.

Emmanuelle Seigner en Alexandre Vauthier

Barato y corroncho. Y totalmente inapropiado para su edad.

Laetitia Casta en Christian Dior

Empezamos mal con el vestido, que en realidad es bastante regular. Pero a última hora (porque no hay manera de que esto fuera pensado con anticipación) ella dijo: “¡le hace falta una armadura de plumas!”. La prenda es de otro mundo, no se puede negar, pero no tiene absolutamente nada que ver con el resto del atuendo. ¡¿Cómo se pone eso, se ve al espejo y piensa “me veo regia”?!

Li Yuchun en Gareth Pugh

De esas cosas que las amas o las odias. Para mí, es inaceptable para Cannes, parece una broma. Es un look que debía ir de la pasarela directamente a un editorial, sin hacer parada en la alfombra roja. Parece el primo oriental de Peter Pan.

Rosario Dawson en Elie Saab

He declarado abiertamente que yo me pondría todos y cada uno de los vestidos de la colección Primavera 2012 de Elie Saab, pero eso no significa que me van a quedar bien. Eso tuvo que haberlo sabido Rosario Dawson. El vestido es un sueño, pero no le favorece: la hace ver cuadrada, con llantas en los costados y con el torso corto, y esa postura no le ayuda. Feos zapatos y cabello, además

Tilda Swinton en Haider Ackermann

¡Nos invaden! ¡Los trolles nos invaden!

Uma Thurman en Atelier Versace

En teoría este vestido debería funcionar. En teoría. Trinny y Susannah de What Not To Wear (versión original) solían decir: “el color lo abarata”. En este caso es la tela. El brillo se ve…poco costoso. Eso, junto a la silueta, da una sensación de vestido de concurso de belleza.

Ahora queremos saber sus opiniones. ¡Cuéntennos en los comentarios!

1 comentario:

  1. Joaquín Camargomayo 30, 2013 8:54 p. m.

    Yo se la perdonaría a Tilda Swinton. Sabes? por su personalidad. Creo que es apropiado para ella, no esperaría verla vestida normal. Des resto coincido en todos y cada uno...

    ResponderEliminar