Colombiamoda, reporte de pasarelas (parte 1)

Por Jeniffer Varela R.

Sí, sí. Hasta una semana después vamos a estar posteando sobre Colombiamoda. Hay demasiado material que no queremos que se nos quede por fuera, y sabemos que ustedes lo van a disfrutar. Y como ya les mostramos el estilo y nuestro estilo, es hora de mostrarles uno de los ejes centrales de la feria: la pasarela (y decimos unos porque hay otros espacios muy interesantes de los que luego les hablaremos). 

Fotos Inexmoda y Cámara Lúcida
Hubo, como siempre, cosas que nos gustaron y otras que no. Resaltaremos las que llamaron más nuestra atención por una razón u otra. Los desfiles de las pasarelas centrales fueron 29 en total, así que dividiremos este reporte en dos, para mayor comodidad de ustedes y nosotros.

Día 1: Francesca Miranda

Luego de la tremenda apertura con Haider Ackermann en su desfile en el edificio EPM, todos quedamos boquiabiertos y esperando más. Francesca lo sabía y nos lo había comentado días antes, por eso había guardado varias sorpresas para Más Allá, la colección con la que rinde homenaje a los cien años del parque San Agustín.



Francesca es una mujer que hace la tarea e investiga bien la historia que quiere contar. El resultado fue un primer grupo de bellos vestidos de encaje estampado (a nosotras nos sorprendió) y que simulaba texturas rocosas o de musgo, algo que transportaba a la naturaleza y al mismo tiempo se veía delicado. Hubo detalles muy acertados como los accesorios y los apliques de encaje y guipur. Luego hubo vestidos de satín estampados con ilustraciones de José Rosero y un último grupo de vestidos en tonos metálicos. Probablemente algo de edición hubiera sido ideal, y personalmente no entendí mucho los peinados, que sé que eran para hacer parecer estatuas a las modelos, pero no fui fan del resultado. Hay una buena selección de vestidos femeninos y con historia.

Alcaldía de Medellín: Whisper and Loud y Especia

Luego del conversatorio con Haider Ackermann (del desastre de la entrevistadora hablaremos después) se presentó la pasarela de la Alcaldía con un grupo en el que estaban Mon y Velarde, Whisper and Loud y Especia. De esta propuesta nos encantó el trabajo de lencería de Whisper and loud, que redefine el erotismo sin llegar a ser vulgar y siendo perfectamente sexy. Hubo un poco de todo: encaje, flecos, negro. Lo suficiente como para sentirse atrevida solo con ver, y me parece fabuloso porque, al menos en Barranquilla, si quieres tener ropa interior verdaderamente coqueta no tienes muchas opciones. ¡Y ellas nos contaron que estarán pronto en la ciudad!



De Especia me descrestó su elegancia sencilla. Pude ver las prendas en el Vogue Talent´s Corner y son delicadas, chic y tienen un concepto definido. De todo mi gusto el uso de estampados. 


Arkitect by Pink Filosofy

Una de las pasarelas más anunciadas y también de las más concurridas, por el preámbulo que había hecho el Grupo Éxito con esta nueva alianza de llevar ropa de autor a mejores precios, y por supuesto por la presencia de la brasilera Alessandra Ambrosio. El recinto estuvo repleto para ver prendas y telas que Pink Filosofy ya ha hecho suyas (pantalones y blusas en algodón, colores neutros, viscosas), mezcladas con otras como encaje. La puesta en escena fue hermosa, inspirada en el ballet, y hubo piezas lindas que uno pensaría en comprar teniendo en cuenta un probable precio. Dos cosas que apuntar: primero, parece que no todas las prendas (o más bien casi ninguna) fueron pensadas para tallas grandes, lo cual debería pensarse si se trata de una verdadera democratización de la moda. Y lo segundo, al parecer varias de las prendas que vimos (como la falda de tul que tenía Ambrosio y que todas queríamos) que no llegaron a las tiendas. Mal.



Escuché a muchas mujeres decir que irían a comprar esta falda de inmediato.
 Ninguna la ha encontrado, me parece algo engañoso con el consumidor. 

Tennis

Tenían el cierre del primer día, con otra anunciada colección inspirada en los Rolling Stones. Yo quería verlos porque me encanta la marca, pero me pusieron de mal genio con un retraso de ¡una hora y quince minutos! Sabemos que todas las pasarelas se retrasan, pero presentar un desfile a las 10:45 de la noche ya raya en la falta de respeto. ¿La colección? Muy Tennis: urbana y con el espíritu que nos gusta, con leggings y jeans con efecto encerado, muchas camisetas y accesorios de la banda. Bonito, compraría varias cosas…pero no entendí por qué los modelos tuvieron que mostrarnos su dedito del medio varias veces. Grosero e innecesario (pero quiero los leggings). 



Día 2: Pasarela Infashion: cinco talentos, una pasarela

El miércoles la revista Infashion nos hizo llevar doble dress code (yo lo amé): además del denim day, nos propusieron un día de tocados y muchos aceptamos felices. Ya en la pasarela, se presentaron A New Cross, la alianza de Natalia Londoño, zapatos Todo un Cuento y Tocados La Coquito; y Bastardo. El primero fue una propuesta urbana muy interesante y pulida, y creo que en el último muchos tuvimos la sensación de no entender muy bien. Fue duro y provocativo, pero tal vez no tan aterrizado como esperaba. Pero la puesta en escena de tres diseñadores juntos fue fabulosa. Natalia Londoño nos trajo vestidos llenos de delicadeza y detalles como cortes láser y crochet (esos no me mataron por los acabados) y los unió con los tocados de La Coquito que parecían salidos de cuento. Los materiales y las formas de las base fueron excepcionales. Únanlos con los zapatos y ¡estábamos listas para ir a Ascot con la Reina!

Nota para todas: las gladiadoras están de vuelta, en serio. 
 

Polite

Bueno, llegamos a un punto complicado, sobre el que mucha gente se ha pronunciado y seguro lo seguirán haciendo.

Los zapatos de flores pudieron ser un detalle menor, pero me encantaron. 

El tráfico de Medellín no nos permitió volver a Plaza Mayor al desfile de Polite, pero pudimos ver la presentación de Garden of Eden en las afueras del recinto. Debo admitir que, al ver la ambientación, dije: el jardín de Dior (refiriéndome a la ambientación de la temporada Couture primavera 2013). Lo que vimos fue mucho de lo que ya nos ha acostumbrado la firma: estampados, volumen y unas telas algo imposibles (como el tan criticado spacer [una tela voluminosa, parecida a la que se usa para hacer forros de computador)] que pienso no se traduce bien a la calle). Muy editorial y bello, pero no para mujeres de calle (y está bien, porque ese no es su público). Hubo siluetas formidables, cortes en A y pantalones muy interesantes, la puesta en escena fue buena y generó recordación. Pero lo que muchos salieron pensando (lo corroboramos con periodistas y blogueros a salir) fue que habíamos visto demasiados referentes a casas como Dior, Balenciaga y Givenchy, concretamente por los vestidos en A hasta la rodilla, las grandes mangas y detalles en algunas piezas.


Pudo haberse pensado en una copia, pero la periodista que vive en mí me pidió buscar una prueba que hablara por sí sola (como esta, ¿se acuerdan?). Y no la encontré. Para mí, fue una reunión de muchos lugares comunes que nos pusieron a pensar. No hay que satanizar al diseñador o a la firma, que hizo muchas cosas bien en este desfile, pero sí hay que decirlo. Especialmente porque si se tratara de otro que no fuera adorado por ciertas personalidades, todo el mundo lo habría señalado. Fue una pasarela con cosas malas y buenas, pero que lo mejor que pudo haber hecho fue ponernos a hablar de ellos, una ganancia al fin y al cabo.

No olviden que nos falta una parte todavía, ¡y que nos gustan sus comentarios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario