'Manus x Machina' visto con nuestros propios ojos

Por Jen

Quienes nos leen con regularidad notaron que durante el mes de junio el blog tuvo unas vacaciones bastante largas. El motivo era que las dos autoras del blog decidimos darnos unos días de descanso que se convirtieron en un viaje realmente inolvidable.

Fotos: Meli.
Uno de los destinos que elegimos fue Nueva York, donde por supuesto teníamos un montón de cosas de 'frikis' de la moda por ver. La primera de ellas, la exhibición 'Manus x Machina' del Metropolitan Museum of Art, esa cuya gala nos dejó decepcionadas por casi nadie se ocupó de vestirse con la temática en cuestión, ¿se acuerdan?

El caso es que varias semanas de estrenada la muestra, que recopila trabajos de una gran variedad de diseñadores en las que se aplica la tecnología al desarrollo textil y del diseño, llegamos a las puertas del Metropolitan Museum of Art y los ojos nos brillaban.


'Manus x Machina' se encuentra situada en un espacio al fondo del museo, anunciada por un letrero de luces que parece estar suspendido en el aire. El día que nosotras llegamos estaba repleto, pues estaban en medio del 'Museum Mile Festival', un evento que permite entrada gratuita a los museos de ese sector en Nueva York desde las 6 de la tarde hasta las 9 de la noche.

Lo interesante aquí es que, a diferencia de lo que muchos pudiéramos pensar, no se centra solo en las impresiones 3D, en los relieves ni en los vestidos 'Transformer', sino que hace un recorrido detallado por la innovación textil, abarcando desde el plisado (si señores, el plisado rudimentario) en adelante.  De esa manera vimos construcciones con pitillos, plumas intervenidas con diferentes técnicas, telas plisadas, dobladas, y dispuestas de manera que tuvieran vida propia. Una gran lección para mi en particular, pues entré con la visión de que esto de 'la moda en la era de la tecnología' era una cosa de hace 5 o 10 años, cuando en realidad se trata de un recorrido por la creatividad en el vestir de la nueva era, pero una nueva era que empezó hace bastante tiempo.

Louis Vuitton
Christopher Kane (izquierda) y Dior (dos a la derecha)
Hussein Chalayan 
Me impresionó también la gran cantidad de estudiantes que se acercaban a los vestidos con el mismo fervor que nosotras, pero también la cantidad de gente que parecía estar vitrineando (eso me dio un poco de tristeza en realidad). Pero lo cierto es que había algo para todos: si los asistentes se detenían a leer, podían encontrar la descripción de cada prenda y por qué están allí.

Junya Watanabe/Pierre Cardin
Alexander McQueen
Una de las cosas que nos quitó el aliento fue poder ver en vivo y en directo las creaciones de Iris Van Herpen, Hussein Chalayan y otros que han hecho que esas técnicas que hoy solo veíamos en las películas sean una realidad a la hora de vestir. Al mismo tiempo me llevó a pensar lo mismo que pregunté en mi Snapchat: ¿por qué diablos nadie se puso nada de eso para la gala de inauguración?

Iris Van Herpen
Iris Van Herpen
Caramba, estaban rodeadas de innovación, pero todas decidieron irse de robotinas sensuales, tergiversando el mensaje real de lo que se quería mostrar. Porque les aseguro que nada de lo que van a ver allí tiene nunguna conexión con vestido plateado superapretado de Kim Kardashian o las uñas cromadas de Gigi Hadid. Fue como entrar a un mundo diferente al que la televisión nos había mostrado. Es una muestra nutrida, interesante, constructiva y dinámica. Y todo eso se logra con un gran trabajo de investigación que sin duda le puso un hilo conductor a todo. 

Noa Raviv
Nosotras estuvimos ahí, felices y emocionadas por poder ver de cerca todos esos vestidos que alguna vez soñamos, adivinando cuál era de qué diseñador y además en que evento lo habíamos visto antes (hay algunos Dior y Chanel que han estado en la alfombra roja). Si están en Nueva York o pasan por ahí y están pensando ir, les dejamos algunas recomendaciones que pueden servirles:


Chanel Couture
-Lleguen temprano: las filas son una constante por allá, y seguramente ya dentro del museo no van a querer perderse de las demás exhibiciones (solo 'Manus x Machina' nos tomó más de una hora a buen paso) y eso es gigante, así que aprovechen

-Ojo con la entrada: como en muchos museos de Nueva York, el MET también tiene la figura de 'donación sugerida', o un aporte voluntario que los visitantes entregan en la entrada. Sin embargo, si quieren entrar a la muestra del Costume Institute, tienen que pagar la entrada de admisión general, que cuesta alrededor de 25 dólares.

-Ayudas: El personal del Museo es súper activo en sus cuentas de redes sociales y responde las preguntas casi inmediatamente. Si tienen una duda, pregunten por ahí que seguro les funciona.

-La tienda de regalos: casi todo lo que visitas en Estados Unidos termina en una tienda de regalos y 'Manus x Machina' no es la excepción. Lo recomendado es el libro de la exposición (Meli compró ese), que recopila fotografías e información de todas las piezas exhibidas. Hay muchos libros interesantes, pero también pueden comprarse accesorios como carteras, broches, aretes, imanes para la nevera y hasta postales. Vale la pena llevarse un recuerdito.

Dior
Y no olviden, muchas, ¡muchas fotos! Esperamos que hayan disfrutado de este relato tanto como nosotras disfrutamos el hecho de estar allí y no olviden que pueden preguntarnos cualquier cosa en los comentarios o en nuestras redes sociales: Facebook, Instagram y Twitter.


1 comentario:

  1. gracias por el post, peladas. Meras fotos! No conocía a Noa Raviv.

    ResponderEliminar