Pantalones palazzo, una tendencia que no se va

Por Jen.

Ilustraciones: Natalia Balza.

Si nos ponemos serias, Melissa ha estado insistiendo en este post desde hace unos cuantos meses. Y tiene razón en haber insistido, porque los pantalones palazzo no llegaron precisamente ayer, pero eso no quiere decir que no hayan llegado para quedarse. Incluso por estos días se han reinventado con una silueta más corta y la verdad es que nosotras estamos encantadas. Podemos decir que fue la gran tendencia del año y lo seguirá siendo en 2017.

Antes de seguir con este post, ya se habrán dado cuenta de que tiene algo distinto: por primera vez contamos con el talento de una maravillosa diseñadora para ilustrar un artículo. Se trata de Natalia Balza (@natbalza), diseñadora gráfica e ilustradora barranquillera radicada en Argentina que plasmó gráficamente lo que queríamos mostrar en este post. Creemos que ustedes van a quedar tan enamoradas de su trabajo como nosotras.


Volviendo al tema, para los que se preguntan sobre el origen de los palazzo (dentro de los que también caben los llamados pantalones 'bota campana'), estos nacieron de la onda hippie de los años 60 y 70 y fueron evolucionando. Ahora ya no encontramos solamente jeans con una bota ancha, sino piezas estructuradas y con cortes clásicos que quedan completamente alejados de las piernas, pero que si los usamos correctamente, nos harán ver más estilizadas que nunca.

Ese es uno de los mayores beneficios de los palazzo: el efecto de alargamiento que le dan a la figura. Si además usamos los que vienen ajustados en la cintura y tienen una bota recta que comienza ancha desde el principio, tenemos una pieza no solo elegante, sino favorecedora y muy combinable. Yo personalmente estoy enamorada del mío, un pantalón negro de la colección de Isabel Henao para Arkitect, que compré a finales de 2015 y al que pienso seguir sacándole partido por mucho tiempo.

¿Vieron? ¡Soy yo!

El otro gran 'pro' de esta pieza es la comodidad y la versatilidad. Al ser un pantalón, sigue brindando la seguridad que muchas buscamos en esta pieza, pero también brinda el movimiento que amamos en una falda. Y además es una silueta que queda bien en casi cualquier tipo de cuerpo si la usamos correctamente.

Porque lo bello es que un palazzo puede combinarse para seguir la norma del 'balance' o incluso romper un poco las reglas. Si quieres hacer lo primero, es muy sencillo conseguirlo con un bonito crop top o una blusa ajustada si vamos de fiesta o con una camisa blanca si la ocasión requiere algo más elegante. Sin embargo, si quieres jugar un poco más con los volúmenes, está bien usar ancho arriba y ancho abajo, aunque solo de vez en cuando. Yo lo hice con una blusa ancha de Judy Hazbún y el resultado fue maravilloso. Tip: si te sientes muy 'ancha' añade algo de piel: escote o espalda descubierta juegan muy bien a la hora de aportar sensualidad. Otra opción más 'desarreglada' es usar este tipo de pantalones con camisetas para las ocasiones más casuales, algo que aportará frescura a tu look pero también sofisticación.

Look de Johanna Ortiz.

Como recomendaciones, la tela es muy importante a la hora de elegir el pantalón correcto. Si estamos hablando de denim, cuida que sea una pieza que conserve su estructura y no se deforme. Otro tipo de telas que funcionan bien son las más 'lujosas' como la seda. Revisa bien que nada se transparente y que el resultado sea un pantalón que se vea como un millón de dólares, para que tú te veas igual. Otro consejo muy importante es el calzado, pues muchas mujeres deciden que está bien ir por ahí arrastrando estos pantalones y no, no se ve chévere. En lo posible úsalos con tacones que sean tapados por el pantalón (no tienen que ser muy altos, solo justos para no sobresalir). Esto acenturá el efecto de 'alargamiento' ¡y a todas nos encanta vernos más altas!

La variante: el culotte
Otro estilo que reclama su lugar y que ha llegado para quedarse el culotte, al que a mi me gusta referirme como una especie de palazzo corto. Y en esencia, lo es, pues conserva la silueta amplia y nos da un largo distinto, a la altura de las rodilla. Esta es una gran opción para las que aman el largo 'midi' pero están buscando hace rato una alternativa diferente a las faldas.


Las recomendaciones en cuanto a tela son las mismas y también funcionan mejor si se llevan a la cintura. Sin embargo, el calzado aquí es un poquito diferente. ¿Por qué? Porque pueden usarse tanto con zapatos planos como tacones, pero si eres bajita, ten mucho cuidado con los botines. Recuerda que la idea es alargar la figura, no acortarla. Si te decides por zapatos altos, tu mejor opción son unos sexy pumps de color nude.

Antes de despedirnos, un agradecimiento especial a Natalia por su bellísimo trabajo, y las invitamos a que vean más del mismo en su Instagram: @natbalza.





No hay comentarios:

Publicar un comentario